Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Moody's rebaja la nota de solvencia de Italia por su abultada deuda

La agencia duda de que Berlusconi pueda cumplir con los objetivos fiscales

Moody's rebaja la nota de solvencia de Italia por su abultada deuda
EL PAÍS

La presión se redobla para Italia. La agencia de calificación de riesgos Moody's rebajó ayer la nota de la deuda soberana del país en tres escalones, desde Aa2 hasta A2, con perspectiva negativa, debido a los elevados niveles de deuda pública. Es la segunda rebaja que sufre Italia en poco tiempo, ya que el pasado 19 de septiembre fue Standard & Poor's la que empeoró la nota en dos peldaños, de A+ a A, como reacción a su débil crecimiento. La traducción de estas letras y signos no es otra que la imagen de solvencia italiana, en resumen, sigue en caída libre.

Esta nueva revisión, una estocada en toda regla, concluye el análisis iniciado el 17 de junio y se ha adoptado, según explicó Moody's en un comunicado, por los riesgos de financiación a largo plazo de Italia, con un elevado nivel de deuda pública, las incertidumbres sobre el crecimiento económico por el empeoramiento de las perspectivas a nivel global y las pocas garantías de que el país transalpino logre sus objetivos de consolidación fiscal.

"La magnitud de la rebaja se debe principalmente al incremento sostenido de la susceptibilidad del país a los sobresaltos financieros, debido al cambio estructural en el sentimiento de los mercados sobre los altos niveles de deuda en la zona euro", justifica Moody's en el comunicado.

La agencia pone sobre la mesa un puñado de datos para explicar sus alertas: calcula que la deuda pública italiana alcanzará el 120% con relación al PIB este año, frente al 104% en que estaba situada al inicio de la crisis, y recuerda que el país necesita refinanciar más de 200.000 millones de euros en 2012. Además, duda de que vaya a cumplir sus objetivos fiscales debido a que la mitad del plan se basa en la recuperación de los ingresos y recalca que las reformas estructurales apenas han echado a andar.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, nada más conocer la decisión de la agencia, respondió en un comunicado que la medida de Moody's era "esperada". El mandatario recalcó que su Gobierno trabaja para alcanzar sus objetivos en materia económica mediante unos planes que han sido "bien recibidos y aprobados por la Comisión Europea", según citan los medios italianos. Hoy los mercados dictarán su particular sentencia sobre las finanzas italianas.