Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Goldman Sachs prevé una recaída en la recesión en España

El banco estima que el PIB caerá un 0,1% en el último trimestre de 2011 y un 0,2% en el arranque de 2012

El banco estadounidense Goldman Sachs, uno de los referentes financieros a ambos lados del Atlántico, ha publicado hoy sus previsiones macroeconómicas para Europa en las que, ya solo en el título, deja claro cuáles son sus proyecciones sobre la eurozona: una "leve recesión" e inflación al alza, lo que en términos económicos se conoce como "estanflación". Además, el parón provocado por el recrudecimiento de las tensiones financieras en los mercados, tendrá una especial incidencia en los países con más problemas de déficit como España e Italia, que volverán a sufrir una recesión desde finales de 2011 hasta el tercer trimestre de 2012. Además, Goldman también incluye en este grupo de los países que recaerán a Alemania, Francia y Holanda. Ante este panorama, no descarta que el Banco Central Europeo borre de un plumazo las subidas en los tipos de interés aplicada a principios de año con un descenso de medio punto porcentual hasta el 1% en diciembre. Eso si no sorprende antes, añade la entidad norteamericana.

"Teniendo en cuenta la intensificación de las turbulencias en los mercados europeos, hemos revisado a la baja nuestras previsiones sobre la actividad en la eurozona de forma significativa", afirma Goldman Sachs en la cabecera de un informe distribuido hoy entre sus clientes. En el documento, la entidad advierte de que ha actualizado completamente su cuadro macro y ahora augura que en el escenario base que afronta Europa da por hecho un "impacto elevado de las tensiones financieras".

Este deterioro mayor de lo esperado, además, será mayor en los países periféricos del euro ya que los efectos derivados de los planes de ajuste y consolidación fiscal en el crecimiento continuarán en 2012. A partir de este argumento, que coincide en el planteamiento que el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer la semana pasada en su cumbre de Washington, el Producto Interior Bruto (PIB) de España volverá a registrar tasas negativas en el último trimestre de 2011 (-0,2%), en el arranque de 2012 (-0,2%) y en el segundo y tercer trimestre del próximo año, cuando volverá a caer en una décima.

Además, para el conjunto del próximo año y fruto de esta pobre evolución, vaticina una contracción económica del 0,4% cuando hasta ahora esperaba en un repunte del 1% del PIB de España. Con estas proyecciones, que de lejos son las más pesimistas que se han publicado sobre España y el conjunto de la eurozona, Goldman se convierte en el primer servicio de estudios nacional o internacional que se atreve a adelantar una recaída en la recesión, entendida en términos técnicos como dos trimestres consecutivos a la baja, aunque sea por la mínima. Por el contrario, mantiene que 2011 se cerrará con un avance del 0,7%.

Frente a estas proyecciones, el Gobierno mantiene de forma oficial las cifras incluidas en los presupuestos para este año y ha declinado actualizarlas ya que, según defiende, dependerá del Ejecutivo que salga de las próximas elecciones del 20-N quién tenga que hacer estas cuentas. Pese a ello, admite que los planes de ajustes y el deterioro económico generalizado hacen muy difícil alcanzar el 1,3% y el 2,3% anunciados.

Quien, por el contrario, también ha revisado sus previsiones sobre España han sido el propio FMI, que según anunció la pasada semana confía en un crecimiento del 1,1% frente al 1,6% anterior, la propia Comisión Europea, que mantiene en positivo a la economía española por apenas una décima, y el panel de expertos que recoge la patronal de las cajas de ahorros (Funcas) y la agencia de calificación Fitch. Otra de las sociedades que dominan este mercado de la medición de riesgos, Standar & Poor's, ha optado sin embargo por mantenerla en un 1% en 2012 pese a empeorar las del conjunto de la eurozona.

Italia, señalada por los inversores como el siguiente país del euro que podría necesitar la ayuda de sus socios, seguirá una evolución similar para la entidad presidida por Lloyd Blankfein, aunque su contracción en los primeros meses del próximo ejercicio será una décima superior (-0,3%). Para todo 2012 también espera un recorte de cuatro décimas.

En cuanto a los países del "corazón" de Europa, la caída de la demanda que viene de los periféricos y las dificultades de que este descenso sea enjugado por las compras desde Asia provocarán que Alemania, Francia y Holanda también vuelvan a la recesión. No obstante, lograrán recuperarse antes que sus vecinos del sur y volverán a tasas positivas de crecimiento ya en el segundo trimestre de 2012, para cuando también espera una moderación en el ritmo de subida de los precios. La suma de la economía de los países del euro registrará a su vez, según Goldman Sachs, dos trimestres en rojo, con sendos descensos del 0,1% en este periodo.