Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis financiera

El Ibex termina la jornada con pérdidas y la prima de riesgo se mantiene estable

El selectivo español se desinfla tras estar en positivo durante media jornada.- El diferencial con el bono alemán, que ayer superó por primera vez los 400 puntos básicos, ha vuelto a abrir al alza para después estabilizarse en 385

El leve respiro que los mercados han concedido hoy a España e Italia se ha quedado, finalmente, solo en los títulos de deuda soberana. En una jornada marcada por la volatilidad, las Bolsas de ambos países han llegado a rebotar con cierta fuerza durante la mañana, después de ocho días a la baja. Pero finalmente han terminado con pérdidas (Madrid, del -0,85% y Milán, del -1,54%), igual que el resto de las principales plazas europeas. En los mercados secundarios de deuda soberana, por el contrario, los ataques contra los dos países mediterráneos han amainado y, si bien la presión no se ha reducido, al menos no ha seguido aumentando, quedando las primas de riesgo en los mismos niveles que ayer.

Por segundo día consecutivo, la prima española ha abierto la jornada por encima de los 400 puntos básicos y ha llegado a tocar otro máximo de 407, pero pronto ha empezado a caer y se ha estabilizado en 385. La italiana, como en las últimas jornadas, ha ido de la mano y también ha empezado el día batiendo récords, ha llegado a superar los 392 puntos básicos a primera hora y finalmente se ha moderado hasta los 368.

Tanto la Bolsa española como la italiana han perdido mucho valor en las últimas jornadas y los títulos estaban a precios muy bajos, apetitosos para los inversores. Pero las compras solo han durado unas horas. En el caso del Ibex, que ayer se quedó cerca de perder la cota de los 9.000 puntos -algo que no sucedía desde principios de junio de 2010, poco después de que la agencia de calificación Fitch quitara a España la máxima nota de solvencia- hoy ha llegado a estar por debajo de esa cota, recuperándola de nuevo instantes antes del cierre.

Los números rojos han copado los mercados bursátiles de todo el continente: París ha caído el 1,93%, Londres se ha dejado el 2,34%; Fráncfort se ha llevado la palma entre los grandes con pérdidas del 2,73%. El euro ha llegado a caer durante la mañana a 1,41 dólares, pero después ha remontado hasta superar los 1,43.

La entrada en el mes de agosto ha traido un recrudecimiento de los ataques financieros a los dos países mediterráneos señalados: Italia y España. Los intereses que ambos países tienen que pagar para financiarse se encuentran por encima del 6% en el caso de los bonos a 10 años y el diferencial (prima de riesgo) respecto a Alemania, la que menos paga por ser el valor más seguro, se ha disparado desde que se discutía el rescate a Grecia hace ya dos semanas.

En medio ha estado la decisión adoptada entre los líderes de la Unión Europea para dotar de más capacidad al fondo de rescate para defender a los países con problemas, y también el acuerdo entre demócratas y republicanos en Estados Unidos para elevar el techo de deuda y evitar así la susupensión de pagos. Ambas circunstancias, en principio positivas para dar confianza a los mercados, se han producido, sin embargo, con demasiada tibieza y dejando muchas dudas en el aire según la mayoría de analistas. Y de confianza nada, al menos en España y en Italia.

En el caso del fondo de rescate europeo, dotado ahora de capacidad para comprar deuda soberana de los Estados amenzados y frenar así ataques especulativos o ventas masivas producto de la desconfianza, tendrán que pasar meses hasta que esté operativo, ya que la medida tiene que ser rubricada por todos los parlamentos nacionales.

Ahora solo el Banco Central Europeo podría comprar títulos españoles e italianos en el mercado secundario (donde se negocian los bonos soberanos una vez emitidos por los estados) para alivar la presión que ambos países están sufriendo, pero lleva desde marzo sin hacerlo. Mañana será un día importante, ya que, por una parte, hay reunión del BCE y, por otra, en España hay subasta de deuda pública. El Tesoro prevé adjudicar entre 2.500 y 3.500 millones de euros en una emisión de bonos a tres años, la primera subasta tras el anunció de elecciones anticipadas para el próximo 20 de noviembre y la decisión del Moody's de poner la deuda de España en perspectiva negativa. Mañana se reabrirá, además, una línea de obligaciones con vencimiento el 31 de enero de 2015.

Portugal vuelve a emitir deuda a corto plazo al 5%

Portugal ha vuelto hoy a los mercados para financiarse a corto plazo y, pese a las turbulencias, ha logrado mantener los intereses de su deuda a tres meses al colocar 750 millones de euros al 4,96 % de interés, en línea con la última subasta del mismo tipo del pasado 20 julio. El Estado luso, que vive bajo un estricto programa de ajustes derivado de su rescate financiero, colocó la totalidad del montante previsto -estaba programado entre 500 y 750 millones-, en oposición a la última emisión de bonos, cuando apenas pudo vender la cuantía mínima de la subasta, cifrada en 750 millones de euros.

Asimismo, la demanda de la presente colocación superó a la oferta en 2,6 veces, encima del registro anterior. En la última subasta de deuda comparable del 20 de julio, el país había obtenido una rentabilidad del 4,98 % en una colocación de 450 millones, mientras que en la del pasado 6 de julio había desembolsado el 4,92 % de interés por 848 millones.

El próximo 17 de agosto, Portugal regresará a la prueba de los mercados y abrirá dos líneas de crédito de bonos del Tesoro de entre 750 millones y 1.250 millones de euros a plazo de tres y seis meses. Pese a que el resultado es relativamente positivo, la prima de riesgo del país, que es sobreprecio exigido a su deuda frente a la alemana, de referencia, y que es el mejor indicador para evaluar la confianza en las finanzas de un determinado Estado, ha subido en casi 20 puntos básicos hasta los 883 puntos básicos.

Más información