Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

La tasa de paro baja solo cuatro décimas pese al inicio de la temporada turística

La EPA del segundo trimestre arroja un descenso del desempleo de 76.500 personas y deja el total en 4,8 millones.- El dato supone un cambio de tendencia, pero la mejora se queda lejos de lo esperado

El paro ha dado el primer respiro en casi un año, aunque el resultado es tan tibio que no permite certificar un verdadero cambio de tendencia. El desempleo cayó en 76.500 personas en el segundo trimestre del año, la reducción más intensa desde que se inició la crisis. Con ese descenso, la tasa de paro queda en el 20,89% de la población activa, solo cuatro décimas por debajo del récord alcanzado en el arranque del año. Esa evolución permite alejar algo más la temible barrera de los cinco millones de parados (ahora son 4,8).

También el empleo ha despegado tímidamente. El segundo trimestre, propicio para la actividad económica por el comienzo de la temporada turística, supuso la creación de 151.000 puestos netos, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el retrato más fiel del mercado laboral en España. La cifra casi duplica los nuevos empleos creados en el segundo trimestre del año pasado y sitúa en 18,3 millones el número de ocupados.

Pese a esos avances intertrimestrales, las cifras, tanto en paro como en empleo, continúan siendo más negativas que hace un año. Y ello pese a que entonces la economía comenzaba a frenar la senda de descensos que había acumulado durante seis trimestres consecutivos. Varios expertos habían vaticinado que entre enero y junio se produciría la primera generación interanual de empleo desde que arrancó la crisis. No ha sido así, lo que revela las débiles bases sobre las que aún se asienta el mercado laboral. Si se cumplen los pronósticos del Gobierno, ese cambio de tendencia se está produciendo ya, en el tercer trimestre del año, aunque los datos no se conocerán hasta finales de octubre.

Por sectores, los servicios siguen siendo el principal motor del empleo, ya que aumentó su número de ocupados en 220.200. A mucha distancia, también creó empleo la industria, con 36.900. Por el contrario, la construcción acabó el segundo trimestre con 63.700 ocupados menos y, la Agricultura, con 42.000 trabajadores menos.

En cuanto a la calidad del empleo creado, de los 171.600 nuevos asalariados, 14.800 firmaron un contrato indefinido, un exiguo repunte en porcentaje del 0,13% frente a marzo aunque su mayor subida en términos absolutos desde principios de 2009. Pese a ello, frente al mismo trimestre de 2010, hay 152.000 trabajadores fijos menos, lo que equivale a un descenso del 1.31%.

Asimismo, el contrato temporal sigue siendo el más extendido con 156.800 nuevos ocupados que se han acogido a esta modalidad, el 91,3% del total. Por este motivo, la tasa de temporalidad subió al 25,52%, lo que supone 75 centésimas más que en el trimestre precedente pese a que se cumple ya un año de la puesta en marcha de la reforma laboral que, precisamente, tenía entre sus objetivos inmediatos reducir esta excesiva dualidad del mercado laboral español.

Lo que no varía es el volumen de personas con trabajo a tiempo parcial, que se mantiene en el 14,14% tras registrar 21.600 nuevos contratos de este tipo entre abril y junio.

En cuanto al impacto de la crisis en los colectivos más desfavorecidos, la tasa de paro juvenil ha alcanzado un nuevo récord desde la anterior crisis (primer trimestre de 2004) al superar el 46%. Además, el número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro ha bajado en el segundo trimestre en 18.500 hasta los 1.367.500. Paralelamente, el número de hogares en los que todos sus activos están ocupados aumenta en 95.000, hasta 9.161.100. Sin embargo, aquí también la comparativa interanual sigue arrojando datos negativos ya que los hogares en los que no hay ningún ocupado aumenta en 59.200 y el de los que tienen todos sus activos ocupados disminuye en 14.400.

La relevancia de la temporada turística se refleja en el análisis por comunidades de la EPA, considerado como el mejor barómetro del mercado laboral por encima de los datos de paro registrado que publica el Ministerio de Trabajo. Así, los mayores ascensos en la ocupación se han registrado en el arco mediterráneo y en las regiones donde la industria del sol y playa tiene más peso: Baleares (53.500 trabajadores más), Cataluña (36.000) y Comunitat Valenciana (22.000). Los descensos más acusados, por el contrario, se observan en Andalucía (24.900) y País Vasco (9.600).

Canarias, cuya temporada turística arranca antes que en el resto, presenta la mayor variación positiva de la ocupación en los últimos 12 meses con 23.900 ocupados más. Los descensos más acusados se producen en Andalucía (81.300 empleos menos) y Región de Murcia (24.000).