Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Terrasa quiere que los pisos embargados puedan ser viviendas sociales

La entidad bancaria Unnim, abierta a considerar la dación de pago en "casos excepcionales"

El ayuntamiento de Terrassa ha propuesto hoy, junto a varias entidades bancarias de la ciudad, que los inmuebles embargados sean viviendas sociales. El objetivo: que no haya pisos vacíos ni familias sin casa para así minimizar el impacto de la crisis. De esta manera, los afectados por impagos hipotecarios pagarían un alquiler y cumplirían con el contrato con el banco. Las órdenes de desahucio, por lo tanto, no se ejecutarían.

La voluntad de mediar con los afectados se produce un día después de que Unnim renegociara la hipoteca de Mustafá Boughlala y su familia, y se paralizara así la orden de desahucio sin previo aviso que los Mossos d'Esquadra tenían que ejectuar entre el 27 y el 29 de julio. Esta medida, además, daría salida a los pisos que acumulan los bancos y que no tienen cabida en el mercado.

"A través de una mediación del consistorio, el afectado y su banco permitiríamos que las familias con problemas temporales puedan continuar con sus compromisos", ha afirmado el alcalde de Terrassa, Pere Navarro. El consistorio trabaja con diferentes entidades bancarias, entre las que se encuentra Unnim, que hoy también ha dado un paso para ayudar a los ciudadanos que no pueden hacer frente a la hipoteca. "La dación de pago se debe de considerar en algunos casos", ha manifestado el presidente de Unnim, Jaume Ribera. Este tipo de mediación solo se realizará en casos excepcionales, porque entregar la vivienda tendrá consecuencias negativas para las entidades: la deuda quedará saldada sin que se pague, como está estipulado, el 50% del valor de la vivienda.