Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Fitch alerta contra las medidas de ayuda a los hipotecados

La agencia cree que aumentarán los impagos.- La morosidad alcanza su nivel más alto en 16 años

La agencia de califición Fitch critica las ayudas que el Gobierno ha decidido instaurar para los hipotecados, como la medida que aprobó a principios de mes para que no se pueda embargar a nadie más de 960 euros, el 150% del salario mínimo en España (a lo que se suma, en el caso de familias, 193 euros por cada miembro sin ingresos). Dice Fitch que estas ayudas pueden fomentar los impagos, especialmente en el caso de las familias con menores ingresos y todas aquellas en las que sus deudas están muy por encima del precio actual de su vivienda.

A juicio de Fitch, la elevación del mínimo no embargable podría desincentivar el pago de las hipotecas y fomentar la entrega de llaves, teniendo en cuenta la pérdida de incentivos fiscales o el precio de los alquileres. La agencia considera, de este modo, que la nueva regulación podría aumentar la morosidad en un campo, el de las hipotecas, donde esta es mucho menor que en otro tipo de préstamos.

Precisamente hoy se ha conocido que los créditos de dudoso cobro que acumulan los bancos y cajas españolas volvieron a subir en mayo hasta alcanzar el 6,49% del total, lo que equivale a su nivel más alto desde mayo de 1995, según el Banco de España, que por primera vez ha publicado los datos de bancos y cajas agregados por los cambios motivados por el proceso de reestructuración. En total, las entidades financieras tenían en sus balances 117.592 millones de euros impagados, 2.242 millones más que a cierre de abril.

Con este nuevo repunte, la banca sufre por segundo mes consecutivo el incremento de sus créditos morosos, que son aquellos que no se han pagado durante tres o más meses. Se trata de uno de los peores -si no directamente el peor- enemigo de la banca; un dato de morosidad que se conoce después de la publicación de los resultados de las pruebas de esfuerzo a las entidades financieras europeas, que ha reflejado, sin embargo, que los bancos españoles se encuentran en una situación de relativa fuerza para hacer frente a escenarios macroeconómicos de mucha tensión.

Los créditos morosos han crecido sustancialmente en el último año, ya que en mayo de 2010 totalizaban 100.266 millones, el 5,49% de los préstamos concedidos. Por entidades, los establecimientos financieros de crédito eran los que mayor tasa de morosidad seguían sufriendo, ya que tenían prestados en mayo 3.889 millones de euros, que equivalían al 9,78 % del total.

Esta deuda tiene difíciles perspectivas de recuperación, dado que los préstamos son fundamentalmente para el consumo -coches, viajes, televiores, entre otros- y no cuentan con la garantía real que, por ejemplo, tienen los créditos hipotecarios. En cualquier caso, ese porcentaje se ha reducido desde el 10,36% que se anotaban los establecimientos financieros de crédito en mayo de 2010, cuando sus préstamos dudosos eran 4.370 millones.

En cuanto a los bancos, cajas de ahorros y cooperativas (que han sido agrupados por el Banco de España), los préstamos morosos ascendían en mayo a 113.086 millones de euros. Esa cifra suponía el 6,45 % del volumen prestado, que se colocaba en 1,75 billones de euros al terminar el quinto mes de 2011.

A diferencia de los establecimientos financieros de crédito, las llamadas entidades de depósito han sufrido en el último año un fuerte incremento de su volumen de dudosos, que en mayo de 2010 era de 95.291 millones, el 5,4% del total del dinero prestado. En su caso, el origen de los problemas está en la concesión de créditos al sector promotor e inmobiliario, que lleva más de tres años sin levantar cabeza, así como por el persistente auge del paro registrado en este periodo, lo que fuerza a algunas familias a dejar de pagar sus hipotecas.