Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada trabajador del ERE de Telefónica costará 400.000 euros

CC OO denuncia que la empresa trata de cargar el coste del desempleo a los trabajadores. -Advierte de que no firmará el ajuste de plantilla si los despedidos no cobran el 70% del sueldo

El coste para Telefónica de cada trabajador que se acoja al Expediente de Regulación de Empleo planteado por la compañía será de 400.000 euros, según aseguró la dirección de la operadora al Comité de Empresa en la primera reunión que mantuvieron ayer con la dirección para la negociación del ajuste. Así lo ha explicado esta mañana Jesús Vesperinas, secretario general del sector de telecomunicaciones de CC OO. El sindicalista ha puntualizado que la representación de la dirección les comunicó ayer que debido a ese alto coste y al hecho de tener que asumir el pago del desempleo (entre 300 y 400 millones según la empresa y menos de 300 millones para los sindicatos) se habían visto obligados a recortar el ERE de 8.500 a 6.500 trabajadores.

De esta manera, el coste total del ajuste de plantilla para el grupo que preside César Alierta sería de 2.600 millones de euros (más el pago del desempleo), en lugar de los 3.400 millones que le hubiera costado el plan original planteado para 8.500 trabajadores.

Comisiones estima que la decisión de Telefónica se trata de una maniobra de la empresa con el fin de cargar sobre los trabajadores que se acojan al ERE el coste del desempleo. De hecho, Vesperinas ha señalado que en el plan social presentado ayer por la dirección no figura "en ningún caso y por escrito" que Telefónica vaya a asumir el desempleo. Además, la empresa, se ha quejado el dirigente sindical, ha rebajado al 66% del salario la remuneración que cobrarán los trabajadores que acudan al expediente y que tengan más de 53 años, en lugar del 70% que se pactó en el anterior ERE de 2003.

Por este motivo, el sindicato ha advertido de que no firmará el expediente si la empresa no aumenta al 70% del salario la remuneración de los despedidos. También ha puesto como condición que se acuerde un convenio colectivo por cinco años con la plantilla. Dirección y sindicatos se volverán a ver las caras el próximo 7 de junio. El presidente de la compañía, César Alierta, prometió en la junta de accionistas que el ERE sería pactado con los sindicatos mayoritarios. Así que ambas partes están casi obligadas a acercar posturas.