La crisis del euro

España cierra con éxito su primera subasta de deuda tras las elecciones

El Tesoro se queda cerca de los objetivos máximos de la emisión al vender 2.300 millones con una rentabilidad inferior a la de abril y una alta demanda

España ha superado hoy con éxito la primera subasta de deuda realizada tras las elecciones, cuyo resultado ha sembrado algunas dudas en los mercados. Pese a ello, el país ha demostrado que sigue contando con cierta confianza por parte de los inversores, que han mostrado un alto apetito por los títulos a corto plazo emitidos, lo que ha permitido al Tesoro no tener que elevar la rentabilidad de las letras para colocar 2.298 millones de euros.

En concreto, el organismo dependiente del Ministerio de Economía ha vendido 998 millones en letras a tres meses y 1.300 millones a seis, con lo que se queda cerca de la parte alta del rango previsto, situado entre los 1.500 y los 2.500 millones de euros. Además, la demanda ha mostrado un resultado muy positivo al superar los 13.500 millones, más de cinco veces lo adjudicado frente a lo sucedido en la última subasta a largo plazo, cuando se redujo.

Más información
España sufre en los mercados por la crisis griega y la resaca electoral

En cuanto a la rentabilidad que ha tenido que ofrecer para superar las dudas de los inversores, ha logrado reducirla. Así, frente al tipo marginal -el último antes de cortar la subasta- del 1,440% que comprometió en abril para los títulos a tres meses, hoy al Tesoro le ha bastado con ofrecer un interés del 1,418%. En las las letras a seis meses, el tipo marginal también se ha reducido, del 1,900% de la anterior subasta al 1,798%.

Mercado atenazado

En cualquier caso, esta rentabilidad sigue dejando en evidencia que el rebrote de las tensiones en los mercados de deuda generados por la posibilidad de una reestructuración de la deuda de Grecia, lo que supondría más problemas con vistas a superar la crisis para el resto de periféricos. De hecho, los intereses de hoy son, junto a los de abril, los más altos desde el pasado noviembre.

En los mercados, el resultado de la subasta ha sido recibido positivamente. Tras el cierre de la operación, la presión contra la deuda de España en los mercados secundarios se ha relajado, con lo que ha mitigado parte del repunte de ayer. Así, la prima de riesgo, que es el diferencial entre la rentabilidad de los bonos a 10 años y los alemanes, de referencia, que se negocian en este mercado, ha bajado 10 puntos básicos hasta los 240. En el resto, este indicador subía con la excepción de Grecia, que juega ya en otra liga con su prima en 1.400 puntos básicos. En los mercados de renta variable, la Bolsa española se ha apuntado al resto de moderadas subidas que se han registrado en Europa pese al rosario de amenazas de las agencias de calificación de recortar las notas a una decena de bancos británicos y a cuatro italianos. Al final, ha cerrado con un rebote del 0,33%, con lo que el selectivo Ibex 35 se consolidaba sobre los 10.000 puntos (10.115).

"Ha sido un buen resultado para el Tesoro Español ya que, no sólo ha mantenido la rentabilidad en el caso del 3 meses, sino que la ha bajado en el caso de las Letras a seis meses", ha dicho Estefanía Ponte, economista de Cortal Consors, a Reuters. "Esto va a permitir que el bono a 10 años se mantenga con una rentabilidad inferior al 5,50 por ciento y que no empeore el diferencial, aunque eso dependerá básicamente de la evolución del alemán a 10 años", ha añadido.

Funcas duda de que haya déficit oculto en las comunidades

El director general de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), Victorio Valle, ha descartado hoy la existencia de un déficit oculto en las comunidades y ayuntamientos, y ha considerado que "la prueba" es que el endeudamiento de estas administraciones "ya es bastante alto".

"No creo que haya cosas escondidas debajo de las alfombras, o al menos no de forma sensible", ha afirmado Valle antes de poner en duda que el Partido Popular vaya a encontrar muchas sorpresas al abrir el cajón de las administraciones que han pasado a sus manos en las elecciones del 22 de mayo.

A su juicio, lo que cabe esperar es que el PP realice "gestos múltiples" de mejor administración y reducción de gastos superfluos una vez haya efectuado una revisión profunda de las cuentas. Pero lo "deseable", ha añadido Valle, es que este partido desvele si se va a "limitar a gestionar mejor" o si tiene una alternativa económica real para reducir el paro, máxime cuando es previsible que ocupen el Gobierno central en las próximas elecciones.

En el caso de que su pretensión sea bajar los impuestos, ha advertido de que para que esta acción se refleje en la situación económica habría que renunciar a los objetivos de déficit y a un porcentaje importante de la recaudación del IRPF. Pero, por el momento, el objetivo de ir alcanzando un equilibrio presupuestario no está en peligro por la "disparidad" en el color político de las distintas administraciones, ha asegurado Valle.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS