Sincicatos y Gobierno se comprometen a cerrar la reforma de los convenios colectivos este mes

UGT y CC OO revelan que la reforma de los convenios no incluirá referencias a la política salarial pero acceden a negociarlo por separado

Sindicatos y patronal tienen casi cerrado el acuerdo sobre la negociación colectiva, aunque todavía quedan por concretar algunos flecos, por lo que han aplazado la firma de la reforma a "las próximas semanas", probablemente después de las elecciones. Aún así, a la salida de la reunión, que ha terminado a las once y media de la noche (tras dos horas y media), entre el presidente del Gobierno, el ministro de Trabajo, los responsables de los sindicatos y de la patronal, todas las partes se han comprometido a cerrar el acuerdo este mes de mayo, así como también que van a empezar a negociar sobre la contratación a tiempo parcial y los contratos de formación.

En el comunicado de dos párrafos lanzado por Moncloa se afirma que los asistentes a la reunión "han constatado" los avances producidos en dicho proceso y "han coincidido en su voluntad y su convicción de que se alcanzará un acuerdo definitivo y concreto en los próximos días".

Más información
Zapatero cita de urgencia a las fuerzas sociales para el pacto de los convenios
La reforma que ultiman sindicatos y CEOE limita la prórroga de convenios

Según anunciaban antes del encuentro los líderes de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, el nuevo marco para la renovación de los convenios fijará unos plazos máximos para las negociaciones, aborda el tema de la absentismo laboral y da más funciones a las mutuas. En cuanto a los salarios, los sindicatos han confirmado que finalmente no habrá ninguna referencia en el texto sobre el tema aunque, por primera vez desde el inicio del proceso, Méndez y Toxo se han mostrado dispuestos a hablar de política salarial sin restricciones. Eso sí, fuera de este ámbito.

Este debate sobre salarios, un tema controvertido en el que los empresarios y organismos como el Banco de España se han mostrado abiertamente a favor de restringir su actual dependencia de la inflación, debe abordarse, en opinión de los sindicatos, en el ámbito del acuerdo sobre negociación colectiva que los agentes sociales pactan cada año (el último acuerdo se extendía hasta 2012). De ahí que Méndez y Toxo estén abiertos a negociar nuevas fórmulas, pero dentro de este otro marco.

En cuanto a la reforma de los convenios, un acuerdo que lleva ya unos meses de retraso frente al calendario inicial del Gobierno, ambos dirigentes han explicado que, aunque está casi cerrado, faltan algunos flecos por pactar. Pese a ello, han avanzado algunos detalles sobre el mismo. El más destacable es que van a limitar las negociaciones sobre los nuevos convenios al caducar el anterior. En cuanto los cambios entren en vigor, han explicado que este plazo se determinará individualmente, en función de las características de cada convenio ya que no es lo mismo negociar un acuerdo anual que otro a tres o cuatro años. Una vez concluido el tiempo fijado, empresa y trabajadores deberán aceptar la intervención de un mediador o un árbitro que resuelva el conflicto.

Otra novedad que han adelantado hoy UGT y CC OO sobre la reforma es que se permitirá a las empresas abrir un convenio propio aunque haya otro de rango superior, ya sea sectorial o provincial, en vigor. Para ello, en principio, deberá existir un acuerdo previo entre los empresarios y los trabajadores, aunque este requisito podría modificarse en el texto definitivo. "Se trata de impedir una práctica que derive en el empeoramiento de salarios, jornadas" u otras cuestiones por parte de la empresas respecto al convenio del sector, ha justificado Toxo.

Al mismo tiempo, han abierto la puerta a la inclusión en los convenios de recomendaciones para reducir el absentismo laboral, una de las preocupaciones de la patronal a la hora de abordar la reforma, pero este punto también será concretado en una negociación posterior.

Nuevas funciones de las mutuas

Sobre este punto, está casi cerrado el acuerdo sobre cuál será el papel de las mutuas, que tendrán nuevas funciones. Así, tendrán más control sobre las enfermedades comunes, no solo sobre las profesionales como ocurre ahora, y podrán ofrecer sus medios para trabajar junto al sistema público de salud en temas como rehabilitación, tratamiento y otros. Aunque las mutuas seguirán sin poder dar altas, sí verán aumentadas sus opciones de colaboración. Esta medida, no obstante, no se incluirá en el texto de la reforma, ya que será tramitada con una enmienda a la reforma de las pensiones, que aun no ha pasado por el Parlamento.

Además, ante el interés de la patronal por hablar del empleo juvenil, han anunciado que propondrán al Gobierno abordar este problema, pero también en otro proceso de negociación diferente una vez concluya el actual. Según han augurado, en él se van a fijar en las formulas de los fijos discontinuos y los contratos tiempo parcial como alternativa a la temporalidad. También van a fomentar el contrato de formación, que ahora se utiliza poco, como vía para facilitar entrada de los jóvenes en mercado laboral.

Por otra parte, Méndez y Toxo han desmontado los argumentos por los que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, suspendió su visita a la cumbre socialista de Noruega para asistir esta noche a una reunión con los sindicatos y la patronal. Según han defendido, la reunión no era ni "sobrevenida" ni "ineludible" ni "inaplazable", tal y como justificó ayer La Moncloa. "El presidente sabrá por qué no acude", se han limitado a puntualizar.

Los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez.
Los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y UGT, Cándido Méndez.BERNARDO PÉREZ

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS