Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recuperación de EE UU echa el freno

La primera potencia mundial reduce su ritmo crecimiento en el primer trimestre al 1,8% del 3,1% de finales de 2010

La recuperación en EE UU sufrió un traspié en el primer trimestre, tras frenarse el ritmo de expansión económica a una tasa anualizada del 1,8%. Este dato está claramente por debajo del 3,1% registrado en la recta final de 2010 y es un crecimiento muy modesto para afrontar el doble problema del paro y del déficit público que afronta la primera potencia mundial, mientras el alza de precios pega bocado al consumo.

Ben Bernanke ya anticipó ayer que el crecimiento económico entre enero y marzo estaría ligeramente por debajo del 2%. Pero precisó que esta desaceleración en el arranque del año sería "transitoria". La nueva proyección de la Reserva Federal es que la actividad económica se expanda en 2011 a una media del 3,3% del PIB en el mejor de los escenarios.

Los economistas también confían en que será temporal, consecuencia de la disrupción por las fuertes nevadas y la espiral del precio de las gasolinas por la inestabilidad en el Magreb. Pero al revisar el detalle del dato, se observa además que la desaceleración fue fruto del alza del déficit comercial, de la depresión del mercado de la vivienda y de la reducción del gasto público.

Como dijo Bernanke, el encarecimiento de la energía es un factor a tener bajo control, porque reduce el poder de compra de los hogares. También la carestía de los alimentos. El consumo, que subió un 2,7%, frente al 3,5% del trimestre precedente, representa el 70% de la economía. Y el alza en el coste de las materias primas también afecta al dinero que invierten las empresas.

Hablando de precios, la inflación vinculada al PIB subió un 3,8% en el trimestre. Es el mayor incremento desde el tercer trimestre de 2008, cuando se gestaba la crisis financiera. Aunque la Fed confía en que la siga pronto una tendencia hacia la normalización, lo cierto es que va a ser cada vez más difícil para Bernanke mantener la actual estrategia monetaria.