Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

El Gobierno eleva su previsión de paro de 2011 al 19,8%

La cifra actualizada sigue por debajo de las proyecciones del Banco de España o Bruselas, que auguran que la tasa de desempleo se mantendrá por encima del 20% actual a final de año

El reciente deterioro del mercado laboral ha obligado al Gobierno a elevar, de nuevo, su previsión de paro para 2011 ya que en lugar del anterior 19,3%, ahora estima que acabará el año en el 19,8%. Esta nueva tasa es cinco décimas superior a la cifra publicada en septiembre, pero todavía sigue por debajo de las proyecciones del Banco de España, la Comisión Europea o el promedio de las previsiones de analistas privados que recogen la Fundación de Cajas de Ahorros, ya que las cifras que manejan todos ellos apuntan a que el desempleo se mantendrá por encima del 20% a final de año. Según la población activa que recogía la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al último trimestre de 2010, el repunte de medio punto porcentual en la tasa de paro de 2011 equivale a unos 115.000 desempleados más de los que el Ejecutivo preveía hace unos meses.

Pese a la revisión al alza, el Gobierno sigue defendiendo que se empezará a crear empleo en la segunda mitad de este año. Esta mejora, que en cualquier caso será moderada, permitirá acabar el año por debajo de la actual tasa de paro, que cerró 2010 en el 20,06% frente al 19,8% previsto, según la última EPA, lo que equivale a un récord de 4,7 millones de parados. Tal y como ha explicado la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, al presentar el nuevo cuadro macroeconómico del Ejecutivo, las nuevas previsiones "realistas" del Ejecutivo responden a "un aumento del paro que ya se ha producido entre el último trimestre de 2010" y el arrastre que ha tenido este deterioro mayor de los esperado del mercado laboral en el arranque de este 2011.

"La previsión del Gobierno es que no se va a llegar a los cinco millones de desempleados este año, por lo que tampoco se va alcanzar -esta cifra- durante los siguientes ejercicios porque la tasa de paro tocará un máximo en este primer trimestre", ha añadido Salgado.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, había comentado unas horas antes de la comparecencia de esta tarde que "a corto plazo" no espera "grandes creaciones de empleo porque la economía está haciendo un ajuste estructural". Por este motivo, aunque el mercado laboral se empiece a poner en marcha ya este año, habrá que esperar a 2012 para ver descender la tasa de paro. Con vistas al próximo ejercicio, el Gobierno confía en que la tasa baje al 18,5%. Ya en 2013, augura un 17,3% de desempleo y en 2014, un 16%. "Son ritmos que nos gustaría acelerar", ha admitido Salgado.

En cuanto al crecimiento, Salgado ha añadido que "a medida que se vayan corrigiendo los desequilibrios, la recuperación va a ir ganando fuerza". Asimismo, ha destacado que, en 2011, "la reactivación va a depender del sector exterior en mayor medida" de lo que había anticipado su departamento. Esta mejor evolución de las exportaciones permitirá enjugar el menor crecimiento del consumo de las familias, que en lugar de avanzar un 1,8% como el Gobierno auguraba hace unos meses, ahora se estima que cerrará el año con un repunte del 0,9% de media, exactamente la mitad. Además, junto al sector exterior, también permitirá contrarrestar la debilidad del gasto de los hogares que el consumo de las Administraciones Públicas caerá menos de lo calculado. Con estos mimbres, el Gobierno mantiene su anterior previsión de que el Producto Interior Bruto (PIB) crecerá un 1,3% a lo largo del presente ejercicio, una proyección más optimista que la de todos los analistas y organismos internacionales, que apuestan por un incremento de entre el 0,7% y el 0,8%.

Sobre la diferencia de cifras acerca del crecimiento, la también ministra de Economía ha destacado que, de momento, los datos que hay disponibles del primer trimestre "son absolutamente compatibles" con un avance del 1,3% del PIB en todo el año. Para más adelante, sin embargo, rebaja la previsión del 2,5% al 2,3% para 2012; y la de 2013, del 2,7% al 2,4%. Para 2014, prevé un crecimiento del 2,6%. Lo que no cambia, son las previsiones de déficit público comprometidos ante Bruselas. De esta manera, el Gobierno mantiene que el desequilibrio presupuestario bajará al 6% en 2011, al 4,4% al año siguiente y volverá al límite del 3% en 2013.

El vaticinio del Gobierno sobre el mercado laboral ya fue erróneo para 2010, pese a que se revisó el pronóstico a solo tres meses del cierre del ejercicio. Pero ese cuarto trimestre fue pésimo, con más de 138.000 puestos de trabajo destruidos y 122.000 nuevos parados en la última EPA. Tan abultada fue la desviación sobre lo previsto, que lo que se suponía que iba a ser un promedio anual del 19,8% en la tasa de paro acabó siendo un 20,1%.

Ahora, no obstante, las nuevas proyecciones que ha presentado Salgado no solo parten de un nivel de desempleo mayor del estimado en el último pronóstico oficial. También recogen los datos acumulados en lo que va de año, donde el panorama tampoco pinta bien: lo que anticipan los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social (la EPA del primer trimestre se publicará a finales de este mes) es que, entre enero y marzo, volvió a destruirse empleo (56.000 afiliados menos) y el paro aceleró otra vez (se registraron unos 230.000 parados más). La EPA dirá si la población activa aumentó (como apuntan todos los indicadores) y en qué medida. Pero, entre los expertos, abunda la idea de que la tasa de paro será mayor aún que en el cuarto trimestre de 2010 (20,3%). Y que el número de desempleados también superará el record de 4,7 millones de parados que se alcanzó al cierre del año pasado.