Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ivima no tiene dinero para el Plan Joven en Majadahonda

Ekl Instituo de la Vivienda de Madrid vende el suelo en el que debía construir 343 viviendas

Llevan cuatro años esperando a recibir las llaves de 343 pisos en alquiler con opción a compra que les fueron adjudicados en Majadahonda, concretamente en la zona del Valle de la Oliva, frente al hospital de Puerta de Hierro, y tendrán que esperar un mínimo de otros tres. El Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima), promotor de la actuación, ha dado marcha atrás y ha optado por dejar el proyecto en manos de la iniciativa privada.

Ha convocado subasta para desprenderse de las parcelas RO-6 y RO-8 por un precio de licitación de 4,4 y 4,65 millones de euros, respectivamente. Da un plazo de más de dos meses, hasta el próximo 7 de junio, para presentar ofertas.

"Dada la actual coyuntura, no hay dinero para iniciar la promoción de las viviendas, y lo mejor para tratar de agilizar la construcción de las viviendas es vender el suelo para que un promotor se haga cargo", comenta un portavoz de la Consejería de Vivienda, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid.

"Se informó de esta posibilidad a los adjudicatarios. O se tomaba esta decisión, o sus viviendas tendrían que esperar, ya que el Ivima tiene otras 600 en construcción en Majadahonda y hay que repartir los esfuerzos con otros municipios. Y les pareció una buena idea", indica el portavoz. Los jóvenes se muestran incrédulos e indignados. "Son unos mentirosos. Páramo [en referencia al director gerente del Ivima] me telefoneó el martes, después de publicarse la subasta, y me dijo que ya estaba todo solucionado y que podía decir a la gente que en junio o julio empezaban las obras. Hace ya bastante tiempo nos comentaron algo sobre esto, pero nada concreto", responde Vicente Luis Pérez Aragón, portavoz de la plataforma de afectados, aunque no está entre los que lo sufrirán directamente, ya que su vivienda, adaptada a la esclerosis múltiple que padece, está a punto de ser terminada.

A José María Miró sí le afecta directamente el retraso. El piso que le tocó está en la parcela RO-6. "Estoy harto. He dejado pasar oportunidades laborales por el piso y ahora me vienen con esto", apunta.

Las parcelas que subasta el Ivima disponen de los correspondientes proyectos de ejecución y de las licencias de obra municipal concedidas en marzo y junio de 2009, con plazos de inicio ampliamente superados. A ambas parcelas también les fue otorgada la calificación provisional en diciembre de 2008 y octubre de 2009, respectivamente.