Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Me van a embargar de por vida"

Juan Perdo Mañas, en paro y "desesperado" no pudo hacerse cargo de la hipoteca de su piso.- El banco se lo ha quedado pero y aun así le exige 59.000 euros que no tiene

Explicando su historia se desfoga. La debe haber contado muchas veces, porque habla atropelladamente y cuenta sus penas de un tirón. El peso que le acarrean las deudas originadas por una hipoteca impagada, junto a otros problemas económicos, continúan recayendo en sus hombros. "Estoy desesperado, me levanto por la mañana porque es lo que hay que hacer", indica. Hace cuatro años decidió comprar un piso en Barcelona. Firmó una hipoteca por el inmueble que "estaba tasado en 185.000 euros", declara. Pero no pudo hacer frente a los pagos. "El banco se lo ha quedado, pero aun así, les debo el 50% de su valor, que asciende a 59.000. Y no los puedo pagar", explica. Y añade agobiado que le van a "embargar todos los bienes y de por vida". A sus 28 años no sabe cómo salir adelante.

Juan Pedro Mañas creció entre Castelldefels i Viladecans, en la provincia de Barcelona, pero tuvo que mudarse a la casa que su tía tiene en Tarragona cuando vio que no podía hacerse cargo de la hipoteca de su piso de Barcelona. "Decidí alquilarlo", expone. Pensó que así, con las rentas, podría sufragar los pagos de la hipoteca. Pero "los inquilinos no pagaron unos alquileres, que suben a 9.000 euros". Al no percibir ningún ingreso, las cuotas mensuales de los préstamos se acumularon. "Debía 15.000 euros", comenta. Asegura que tenía 12.000. "Se los ofrecí al banco pero no los aceptó porque querían o todo o nada", mantiene. "No me dieron ninguna opción", lamenta, y sostiene que le liquidaron "tres créditos" que tenía contratados.

A medida que avanza la conversación, Juan Pedro va explicando sus penurias con las entidades bancarias. Un año después de firmar la hipoteca le llegó "una carta de embargo por parte del juzgado" en la que se le notificaba que tenía un crédito impagado con otro banco. "Nunca firmé un préstamo con otra entidad para solventar las deudas de la hipoteca de Barcelona, y ahora me reclaman 17.000 euros". Entre un problema y otro, estima que sus deudas ascienden a 100.000 euros.

"No sabía cómo iban las cosas", confiesa, a la vez que se siente "engañado".

A sus 28 años, recuerda entre tristeza y enfado que tuvo que dejar "todo, la familia y los amigos" cuando empezaron los problemas. Ahora vive con su tía y su prima en la casa de estas, en Tarragona. Los tres están en el paro. Aún así, su familiar "se hace cargo de la hipoteca de esa casa en su totalidad". Sin embargo, Juan Pedro teme que la casa de Tarragona también acabe salpicada por sus deudas en Barcelona, ya que él, aunque nunca se ha encargado de esa segunda vivienda, aparece como propietario "en el 25% del papeleo".

Hace dos años y medio que está en el paro, "sin ninguna ayuda". Busca trabajo. "Pero no lo hay por mucho currículos que deje", exclama. "Antes era autónomo, pero ningún negocio me ha ido bien", cuenta, y de hecho, el último lo acabó traspasando y asegura que los nuevos empresarios no le pagan "los 19.000 euros de la transacción". Para intentar salir de la situación que atraviesa con los bancos, ha contactado con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Le intentan ayudar, y le han notifican que le falta alguna documentación. "El banco no la facilita, pero por suerte el juzgado sí, aunque los trámites sean muy lentos", concluye cogiendo aire para explicar con fuerza su situación. No se rinde.