Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicaja y Caja España-Duero cierran un principio de acuerdo para integrarse

Hernández dimite como director general de la entidad castellana.- La andaluza tendría una posición dominante en el nuevo banco

Unicaja ha confirmado esta mañana que ha llegado a un principio de acuerdo para unirse a la integración de Caja España y Caja Duero. No obstante, según han indicado las tres entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), hasta el momento no hay una decisión definitiva sobre la operación, que deberá ser aprobada por sus respectivos consejos. El primero en tomar una decisión debe ser el de Caja España-Duero, que se ha reunido hoy. Y la primera consecuencia de la posible integración ya se ha producido: el director general de la caja castellana, Lucas Hernández, ha presentado su dimisión arguyendo que ha llegado el final de una etapa. Unicaja, que celebrará el jueves un consejo extraordinario para aprobar o no la creación del nuevo banco, tendría en el mismo una posición dominante.

La entidad resultante sería la cuarta por activos del sector, aunque dado que está en pleno proceso de transformación y se vaticinan varios procesos de conversión en bancos, incluidos los protagonistas de esta integración, la clasificación es totalmente provisional.

La posible unión de estas tres cajas supondría la integración de una entidad con presencia mayoritaria del PSOE, la andaluza, con otra de signo contrario, ya que en Caja España-Duero, radicada en Castilla y León, es el PP quien lleva la voz cantante. No obstante, la entidad presidida por Braulio Medel, cuya base de operaciones está en Málaga, cuyo Ayuntamiento está gobernado también por el PP, ha demostrado a lo largo de los años que tiene cintura política. Según informan fuentes del sector, la caja dominante del futuro grupo, que daría lugar a un banco, sería la andaluza, mientras Evaristo del Canto, presidente de Caja España, pasaría a ser el número dos de la entidad resultante, según informa Íñigo de Barrón. El reparto de fuerzas, añaden las mismas fuentes quedaría en un 65% para Unicaja y un 35% para Caja España-Duero.

Caja España-Duero y Unicaja ya habían mantenido contactos con vistas a una posible fusión hace varias semanas, aunque las conversaciones se fueron al traste, entre otras razones porque no fueron capaces de alcanzar un acuerdo sobre la ubicación de la sede social del nuevo grupo. Ese fue el motivo que llevó a Caja España-Duero a buscar otras alternativas, para lo que mantuvo contactos con el Banco Mare Nostrum (BMN) que agrupa a Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedés y la balear Sa Nostra; aunque finalmente tampoco fructificaron, al preferir la primera retomar su antigua intención de aliarse con la malagueña.

Por su parte, Unicaja -que ya ha absorbido a Caja Jaén- también acumula una serie de pretendientes pero ningún compromiso. Así, tras los acercamientos infructuosos hacia las dos cajas intervenidas hasta la fecha en España: Caja Castilla-La Mancha y la cordobesa Cajasur, también intentó agruparse, sin éxito, con Ibercaja.

En cuanto a los número de cada una, Caja España-Duero tiene activos por valor de 45.656 millones frente a los 43.000 millones de euros de Unicaja. Por tanto, entre las dos acumularían unos activos de 89.000 millones de euros, lo que la convierte en la cuarta agrupación de cajas por detrás de Bankia (Caja Madrid-Bancaja), La Caixa y Banco Base, el grupo liderado por Cajastur, aunque el hecho de que hayan anunciado su intención de transformarse en banco para salir a Bolsa hace que esta clasificación sea solo temporal.

Sobre sus ratios de capital y solvencia, la que sale mejor parada en el retrato es Unicaja, con un core capital o porcentaje de activos de máxima calidad del 13% frente al 8,2% de la castellanoleonesa. De hecho, esta última ya ha recibido 525 millones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el Banco de España calcula que debe captar otros 463 millones para cumplir con el mínimo de capital del 10% que el supervisor exige a las cajas. Este dinero, en caso de que la operación llegue a buen puerto, sería aportada por Unicaja, que cuenta con recursos suficientes para ello.