Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La escalada de las materias primas

La subida del precio de los carburantes se acelera

La gasolina supera los 1,30 euros por litro y marca otro record.- El gasóleo sufre un incremento del 2,6% en una sola semana

De los mercados de futuros a las gasolineras en un puñado de días. El precio internacional del petróleo traspasó la semana pasada los 110 dólares por barril, tras un fuerte incremento de la cotización al calor del conflicto en Libia. Y la estadística de la Comisión Europea confirma ahora que esa subida se trasladó de forma casi automática al bolsillo del consumido. Según los datos recopilados por Bruselas, con precios en vigor este pasado lunes, el litro de la gasolina 95 se vendió en las gasolineras españolas a un promedio de 1,31 euros, lo que supone un nuevo record.

El incremento de la gasolina respecto a la semana anterior es notable, superior al 1,8%. Pero mayor aún es el incremento que registró el precio del gasóleo en una sola semana, según las cuentas de Bruselas. El pasado lunes, el promedio de las estaciones de servicio españolas marcaba 1,27 euros por litro, cuatro céntimos más que una semana antes. O lo que es lo mismo un repunte del 2,6%. El nivel record de gasóleo, alcanzado en julio de 2008, está ahora a menos de seis céntimos.

En los últimos días, la cotización de barril de brent, de referencia para buena parte de las compraventas internacionales, se ha estabilizado en torno a los 115 dólares, lo que hace augurar que la escalada continuará. De hecho, según la información que remiten las estaciones de servicio al Ministerio de Industria, más actualizada en muchos casos, el precio de la gasolina ronda ya los 1,33 euros por litro en varias provincias. Y el gasóleo se sitúa ya en la mayoría de las estaciones por encima de los 1,30 euros.

El repunte automático de los carburantes en paralelo a la revalorización de la materia prima es ahora más pronunciado que en julio de 2008, cuando el barril de brent llegó a los 146 dólares por barril. Los distribuidores esgrimen que ahora el euro se ha depreciado y que pesan las subidas de impuestos (IVA e hidrocarburos) adoptadas desde entonces.