Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

El paro bate otro récord en febrero

El paro registrado sube en febrero en 68.260 personas y alcanza los 4,3 millones. -El sector servicios continúa acumulando los mayores incrementos del desempleo

El paro bate otro récord en febrero

El paro no amaina. Cuando la economía española parece iniciar el camino de una lenta recuperación, las cifras del desempleo ponen en duda que lo peor de la crisis haya quedado atrás. El registro de parados volvió a sumar en febrero 68.260 más, un dato algo mejor que el del mismo mes del año pasado pero peor que el de 2008, el primer año de la crisis. También las cifras de contratos registrados y las de afiliación a la Seguridad Social alejan la idea de que el desempleo esté tocando suelo. Las cifras, publicadas esta mañana por el Ministerio de Trabajo, elevan ya el número de parados a 4,29 millones.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ya previno ayer con el argumento de que febrero es un mes "habitualmente malo, como enero". Pero la serie histórica de Trabajo revela que solo ha sido malo en los años de crisis. Con alguna excepción, este mes arrojó descensos mensuales del paro hasta 2008, cuando comenzaron las dificultades. El motivo era que febrero suponía una mínima recuperación respecto al mal pie con que arrancaba siempre el desempleo en enero.

Incluso eliminando el efecto imputable a la temporada, el dato resulta negativo. Con datos desestacionalizados (homogeneizan la serie como si no hubiera picos de temporada), se registraron 36.075 parados más que en enero. La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, admite que el aumento del paro es "un dato negativo", aunque añade que el incremento de febrero es menor que el de los dos años anteriores, los más adversos de la crisis.

Ningún sector se libró de los aumentos, aunque fue servicios -el principal motor de la economía- el que aglutinó más de la mitad de los nuevos demandantes de empleo. Contra todo pronóstico, el colectivo sin empleo anterior sigue creciendo con fuerza; de hecho, es el que más crece en el último año (24%). Eso indica que la población activa -la que tiene edad y disposición de trabajar- continúa incorporándose al mercado de trabajo con la esperanza de encontrar un puesto.

Tampoco los contratos alientan el optimismo. Los formalizados en febrero cayeron un 9,4% en el mes y un 1,8% en el año. Si se mira la contratación indefinida, el principal objetivo de la reforma laboral, el balance es aun peor. La fórmula fija retrocedió un 8,1% en el mes y un 6,8% en el año. Ni siquiera el contrato fijo con despido más barato, potenciado con la reforma, gana peso. Esta fórmula retrocede un 36% respecto al mes anterior, aunque respecto al año pasado aumenta un 4%. Ese comportamiento de la contratación indefinida le otorga un peso del 9,3% sobre el total de contratos firmados en el mes.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social completan un panorama bastante sombrío. Los cotizantes siguen cayendo tanto en el mes -mínimamente- como en el año. Esa adversa evolución interanual es lo más preocupante, pues resulta más pronunciada que en el mes anterior y rompe así la tendencia de moderación de la tasa interanual desde abril de 2009. Desde ese mes la comparación con el mismo mes del año anterior había resultado cada vez mejor, una norma que queda ahora trastocada.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, atribuye las cifras a los retrasos en algunas faenas agrarias y a la destrucción de empleo que se produce en el sector público, frente a la mayor pujanza del privado. "La afiliación de la Seguridad Social se resiente, en el sentido de perder afiliados extranjeros, de perder más afiliadas de las que perdía otros años y el sector público sigue ajustando las plantillas de los ayuntamientos, de las comunidades autónomas y del estado", según un comunicado de Trabajo.