Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero corrige a Ocaña y descarta el copago sanitario

El presidente del Gobierno argumenta que el ahorro que representa la medida "es muy escaso" y "no merece la pena"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha corregido hoy al secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, y ha descartado de plano el copago en la sanidad. Según ha justificado en unas declaraciones en TVE, su negativa a esta medida es porque el ahorro que reporta "es muy escaso" y "no merece la pena". Sin embargo, el número dos de Hacienda, no comparte esta opinión y, según ha asegurado en una entrevista publicada hoy en EL PAÍS, habrá que "reconsiderarlo" en el futuro.

El copago sanitario es una de las medidas aplicadas en otros países de Europa para ajustar el gasto público en prestaciones sociales. La medida ha saltado al debate en los últimos meses a raíz de la necesidad de los Gobiernos de reforzar el ahorro con vistas a reducir el déficit. Pese a ello, el presidente Zapatero ya se había mostrado en contra -la última vez el 4 de enero- de hacer pagar a los usuarios una parte -pequeña- de lo que cuesta su atención sanitaria. De ahí que más que reiterar su rechazo, lo llamativo del caso ha sido la postura de Ocaña, que a pesar de conocer la opinión del jefe de Ejecutivo no ha descartado que haya que pensar en el copago en un futuro.

"En este momento, a 31 de enero de 2011, no está en la agenda inmediata, por más que se utiliza en muchos países. No será en este momento, pero es algo que habrá que reconsiderar en el futuro", afirma Ocaña en la entrevista.

Donde sí coinciden el presidente y el secretario de Estado es en la necesidad de ajustar el gasto farmacéutico. Según ha reconocido Zapatero en una entrevista en Los Desayunos de TVE, España está por encima de la media europea en este apartado. Para Ocaña, las medidas de ahorro aprobadas en mayo en este sentido no han mermado la calidad de la atención sanitaria. Además, ha defendido que "se pueden tomar más medidas: centralizar las compras, racionalizar los catálogos de medicamentos, financiar solo la opción más barata (más genéricos, por ejemplo)". En su opinión, "en la gestión de sanidad y dependencia también caben mejoras".

Sin salir del aparto del ajuste de gastos, el presidente también ha descartado la supresión de las diputaciones, que deberán "reducir e integrar" sus funciones con las de las comunidades autónomas. Pero ha opinado que "si alguien intentara suprimirlas se encontraría con una contestación social fuerte". Asimismo, ha asegurado hoy que la reforma del sector financiero no sólo no está costando dinero a los ciudadanos, sino que está generando ingresos a las arcas públicas, y avanzó que este año se ingresará "una cantidad significativa" por los intereses cobrados.

Sobre el resto de temas que ha abordado Zapatero, el paro ha tenido un especial protagonismo. Según ha reconocido, una tasa de desempleo del 20,33% es una cifra "inasumible" para la sociedad, pero ha destacado que la reforma laboral empieza a dar resultados como demuestra el que haya caído la temporalidad y aumentado el número de despidos objetivos.

Pese a esta nueva subida, el presidente mantiene su previsión de que se volverá a crear empleo neto en el segundo semestre del año, aunque ha matizado que la generación de puestos de trabajo será "todavía moderada" en 2011, a la espera de que la recuperación económica se consolide.