Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres horas de reunión a solas con Zapatero

El encuentro entre el presidente del Gobierno con Toxo y Méndez logra desatascar las negociaciones

La intervención del presidente del Gobierno ha sido clave para desatascar el acuerdo, que se ha logrado pasadas las 12 de la noche. De las más de cuatro horas que permanecieron reunidos anoche Gobierno y agentes sociales para alcanzar el principio de acuerdo, Zapatero permaneció tres horas dialogando a solas con los secretarios generales de los dos sindicatos, Cándido Méndez, de UGT, e Ignacio Fernández Toxo, de Comisiones Obreras.

Esa intervención del presidente cierra un círculo que se inició a finales de diciembre con una discreta reunión también de los tres para intentar cerrar un acuerdo -entonces se contemplaba solo como un acercamiento en pensiones- y ha culminado algo más de un mes después de aquella cita, celebrada en el Palacio de la Moncloa.

El presidente también ha seguido participando, directa e indirectamente, en todo el proceso. Antes de la intervención de anoche, Zapatero se presentó por sorpresa en la reunión con los agentes sociales que se produjo el lunes por la noche. Entonces hubo pocos avances, pero los movimientos tácticos de última hora -aceptación por parte de los sindicatos de elevar la edad legal a 67 años, aunque con muchas excepciones, y cesión del Gobierno a rebajar de 41 a 38,5 años los años exigidos para mantener el derecho a retirarse a los 65- han permitido alcanzar el primer acuerdo del diálogo social de toda la legislatura.

El consenso se forjará sobre el pacto global que se propusieron alcanzar las partes sobre pensiones, políticas activas y negociación colectiva como elementos principales, aunque sobre estos dos últimos elementos seguirán negociando detalles más adelante. El objetivo es que la firma de este pacto social se produzca el 2 de febrero.

Además de fijar la horquilla de jubilación entre 65 años con 38,5 años cotizados y 67 con 37, una de las principales claves para que los sindicatos aceptaran una propuesta que en principio les parecía insuficiente ha consistido en la posibilidad de beneficiar a los jóvenes y a las mujeres en este cómputo. Así, los periodos como becarios podrán sumar a los años cotizados, con un límite de dos años, y también el periodo no cotizado y dedicado (mayoritariamente por la mujer) al cuidado de hijos: la persona que haya optado por esta solución podrá sumar nueve meses por hijo a su cotización, con un tope de dos años.

Este principio de acuerdo se plasmará probablemente en un comunicado conjunto que Gobierno, sindicatos y patronal harán público esta tarde.