Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Japón y el BCE alivian la presión sobre la deuda española

Los operadores de mercado apuntan a que el instituto emisor está volviendo a comprar bonos de los países con problemas.- Grecia recupera algo de la confianza de los inversores

El BCE ha vuelto a aliviar hoy la presión sobre los países del euro con problemas en los mercados de deuda a través de su programa de compra de bonos. Gracias a que el organismo ha sacado de nuevo la chequera, según han afirmado diversos operadores a Reuters, la prima de riesgo de España, Portugal y otros países bajo la lupa como Grecia, se han dado la vuelta a mediodía. No obstante, los analistas también aluden al anuncio de que Japón respaldará la emisión de deuda de la euro zona y apuntan al resultado de la primera emisión del año de Grecia como elementos que han ayudado a contrarrestar la incertidumbre sobre la extensión de la crisis.

En la primera de una serie de subastas que se esperan para toda la semana, Grecia ha colocado hoy 1.950 millones en letras a seis meses a un interés inferior al 5%, que es lo que cuesta la ayuda de la UE y el FMI. Este hecho se ha interpretado como un signo positivo de que los mercados se están creyendo sus reformas.

Portugal no va a pedir ayuda "porque no la necesita" y seguirá financindose en el mercado, asegura Sócrates

Con este panorama, la prima de riesgo española, que equivale al sobreprecio que ha de pagar el país para colocar sus títulos frente a los alemanes, de referencia, bajaba unos 6 puntos básicos frente al cierre de ayer y, tras tocar los 275 puntos a primera hora, descendía a 261. La rentabilidad de sus bonos a 10 años también se reducía por debajo del 5,5%, su nivel más alto de la década. En el caso de Portugal, el alivio era mayor con 15 puntos básicos. Gracias a ello, su prima se ha situado por debajo de los 400 puntos por primera vez desde el miércoles.

En el lado opuesto de la evolución que estaban registrando los países clásicos de la crisis; Bélgica, que en las últimas jornadas está sufriendo más de cerca el acoso de los inversores, era el único que veía subir la rentabilidad exigida a su deuda. Este encarecimiento significa que hay más temores a que aumenten sus problemas de liquidez y solvencia ya que, ante el ascenso de la percepción de riesgo se pide más dinero a cambio de invertir en sus títulos. Aunque, eso sí, los tipos de su deuda aumentaban con menor intensidad que ayer.

"(El BCE) definitivamente intentó dar un mensaje ayer. Hoy parece que se contenta con intentar contener los precios", afirma un operador que ha añadido que parece ser que también estaría comprando deuda griega. Otro factor positivo de la jornada ha sido el compromiso anunciado por Japón de madrugada para comprar un 20% de los bonos de la zona euro que se emitan para sufragar el rescate a Irlanda.

El jueves, el Tesoro español acudirá por primera vez en 2011 al mercado para emitir entre 2.000 y 3.000 millones de euros de deuda, en este caso bonos a 5 años. Mañana, Portugal, que hace una semana disparó las especulaciones de que acabará solicitando el rescate al verse obligado a subir con fuerza el precio de sus títulos para superar las dudas de los inversores, hará lo propio con el objetivo de captar entre 750 y 1.250 millones, también en deuda a largo plazo. Otro de los países no tan periférico pero que también se está viendo presionado en los mercados secundarios de deuda, Italia, se ha estrenado hoy con letras a 12 meses. Por culpa de las mayores dudas, ha elevado el interés por estos títulos al 2,067%, su nivel más alto en dos años. Aunque ha logrado sus objetivos al vender 7.000 millones de euros.

Frente a los rumores sobre el inminente rescate de Portugal que auguran algunos analistas, el primer ministro luso, José Sócrates, ha vuelto a descartar hoy que vaya a tener que pedir ayuda financiera tras revelar que su país sobrepasó en 2010 sus previsiones para reducir el déficit fiscal en dos puntos, hasta situarlo por debajo del 7,3%. Los rumores, ha añadido, solo sirven para perjudicar a su país y al euro y ayudar a los especuladores. Asimismo, el ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, ha asegurado que Portugal es capaz de "soportar" la actual presión de los mercados aunque esto suponga tener que pagar un interés del 7% por sus bonos a 10 años.

Su Gobierno, además, ha recibido un apoyo expreso de la canciller alemana, Angela Merkel. Desde Chipre, ha defendido que el Gobierno luso ha adoptado "medidas muy importantes" para hacer frente a los problemas de deuda a los que se enfrente, aunque ha recordado que lleva tiempo implementarlas. Merkel ha añadido que Portugal mantendrá informados al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea en caso de que estos reformas no sean suficientes.

En las Bolsas europeas, el optimismo que traslada ver las gráficas de las primas de riesgo a la baja ha aumentado las ganancias de primera hora. El sector que más subía era el financiero. Gracias a ello, la bolsa española cortaba una secuencia de cuatro caídas consecutivas y la práctica totalidad de las empresas del Ibex negociaban en números positivos. A las 16:15 horas, el selectivo avanzaba un 0,8%, aunque mantenía por los pelos los 9.500 puntos.