Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Las dudas sobre Portugal disparan la presión contra la deuda española

La prima de riesgo española vuelve a tocar los 260 puntos básicos ante el temor de que Lisboa tenga que pedir el rescate.- La Bolsa cae un 1,46% en su peor sesión de lo que va de año

Las dudas sobre Portugal y las especulaciones de que tenga que acabar solicitando el rescate de sus socios del euro por sus problemas de financiación están recrudeciendo la presión sobre su deuda y, por extensión, contra la de España. Por este motivo, las primas de riesgo de ambos Estados, bajo sospecha por sus excesivos déficits, están prorrogando las subidas de ayer, cuando las tensiones se despertaron tras el paréntesis del cambio de año. El repunte, sin embargo, volvía a ser más acusado en el caso de Portugal, señalada como la posible próxima víctima de la crisis tras la caída de Grecia (mayo) e Irlanda (noviembre). También está aumentado con fuerza el coste por asegurarse contra un eventual impago, los llamados CDS, de los países de la península ibérica, pero también los de Italia y Bélgica. En los mercados, las incertidumbres han llevado al Ibex a registrar su mayor caída en lo -poco- que va de año con un 1,48%.

Ante el recrudecimiento de la crisis, el BCE ha reactivado su programa de compra de deuda adquiriendo títulos de Portugal, principalmente a corto plazo, según revela Bloomberg citando a operadores del mercado. En contra, el Financial Times informa que hay informes que apuntan a que el Banco Central de Suiza se está adelantado a un empeoramiento de la situación y no está aceptando los bonos de Portugal en garantía para prestar dinero, lo que demuestra la desconfianza en su futuro financiero próximo. Con los movimientos de hoy, los inversores estarían tomando posiciones con vistas a la semana que viene, cuando se dará el pistoletazo de salida oficial a las subastas de deuda de este 2011 ya que están previstas emisiones de Portugal, España e Italia.

A media mañana, la prima de riesgo, que equivale al sobreprecio que deben pagar los países por colocar sus bonos frente a los alemanes, de referencia, ha llegado a repuntar 20 puntos básicos en el caso de Portugal hasta los 426, con lo que cada vez está más cerca de su anterior récord histórico. Esto es, los 459 puntos básicos que marcó a finales de noviembre. Los bonos a 10 años, por su parte, se intercambiaban en el mercado secundario con un interés cercano al 7,4%. No obstante, pasado el mediodía, la entrada del BCE se hacía patente en un suave relajo de la presión, con lo que el repunte en la prima se moderaba a 14 puntos básicos y el tipo de sus bonos bajaba en torno al 7%. En octubre, el ministro de Finanzas luso, Fernando Teixeira dos Santos, advirtió antes de la caída de Irlanda de que si superaba esta barrera del 7% se corría el riesgo de tener que recurrir a la ayuda de sus socios del euro.

El analista de Inversis Banco Fernando Hernández considera "muy probable" en declaraciones a EP que Portugal tenga que recurrir al fondo de rescate de la UE. Además, afirma que los mercados ya han descontado esta posibilidad con tipos cercanos a los que se vieron cuando Irlanda corrió esta suerte, en el entorno del 8%. Sobre España, aunque asegura que la probabilidad de que tenga que ser rescatada por la UE es "bastante baja", ha admitido que "es más alta" que en 2010. En la misma línea, la directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, Natalia Aguirre, afirma que "cada vez se ve más posible la intervención de Portugal", y que España sea la "siguiente ficha del dominó".

En cuanto a la evolución de hoy de la deuda de España, que hasta ayer se había beneficiado de la muestra de confianza de China, el también llamado riesgo país ha tocado los 263 puntos con la rentabilidad de sus bonos a 10 años en el 5,54%, su nivel más alto desde 2000. El 30 de noviembre, después de que Irlanda sucumbiese ante el acoso de los mercados, la prima de riesgo tocó los 298 puntos básicos, su máximo hasta la fecha. A pocos minutos de las 13.00, se frenaba, aunque menos que en el caso de Portugal, hasta 259, un nivel que no ha abandona durante el resto de la sesión. También están sufriendo hoy Bélgica e Italia, con sus bonos a 10 años con tipos superiores al 4%.

Portugal, que a principios de semana encendió las alarmas al verse obligado a elevar en un 80% el precio por emitir letras a seis meses, tiene que acudir a lo largo de este mes con urgencia al mercado para captar abundante financiación. Para empezar necesita colocar más de 1.000 millones la semana que viene en bonos a 3 y 10 años, No obstante, lo inversores temen que no pueda conseguirlo, ya que existen dudas sobre su solvencia, lo que para los posibles compradores de bonos se traduce en riesgo y recelos para apostar por su deuda. Si quiere convencerles, al Gobierno luso no le queda otra que subir la rentabilidad de sus títulos, con el consiguiente aumento del coste para financiarse, lo que a su vez alimenta las dudas sobre si será capaz de cumplir en tiempo y cantidad con sus compromisos de pago.

Para España, que tiene sus propios problemas de déficit y financiación, la posible caída de Portugal supone un problema añadido para la banca, ya que está muy expuesta a la deuda portuguesa. Por este motivo, el aumento de la presión sobre el Estado luso supone también un castigo para la confianza en España, lo que al mismo tiempo provoca que sus entidades financieras se estén viendo penalizadas en Bolsa.

De hecho, hoy están siendo los bancos españoles los que más están cayendo en un día de pérdidas en toda Europa. Por este motivo, dado el mayor peso que el sector financiero tiene en la Bolsa española, el Ibex 35 ha sido el índice que más ha bajado del Viejo Continente. Tras un primer momento de pánico en el que el selectivo ha llegado a caer un 2%, a media mañana los descensos se han moderado ligeramente al 1,3%. Por la tarde y después de una primera reacción dubitativa ante la publicación del dato de paro en EE UU, ha seguido frenando las perdidas al 1% (16.00) aunque, al cierre, ha acabado dejándose un 1,48%. Por su parte, Fráncfort ha perdido un 0,48%, París un 0,9% y Londres un 0,58%.

En el mercado de divisas, el euro se mantenía por debajo de los 1,30 dólares, su nivel más bajo en cinco semanas, por las renovadas dudas sobre sus países periféricos y el repunte del dólar.

El Gobierno luso revela que el país creció más de lo esperado en 2010 y alcanzó sus objetivos de déficit

El primer ministro luso, Jose Sócrates, ha anunciado hoy que Portugal cerró 2010 con un crecimiento cercano al 1,4%, el doble de lo estimado inicialmente por su Gobierno, aunque esta buena noticia no ha sido suficiente para aplacar las dudas sobre el país y la presión a la que está sometido en los mercados de deuda.

Durante una comparecencia ante el Parlamento, Sócrates ha adelantado que las arcas públicas recibieron el año pasado más ingresos de los previstos vía impuestos y que el gasto del Estado, además, se redujo por encima de lo esperado. Con estos datos en la mano, Sócrates ha exhortado o una inyección de ánimo para los ciudadanos

portuguses, a los que exhortó a tener "ambición" y dejar atrás el "pesimismo".

Sócrates ha destacado que el país cumplió con su objetivo de reducir en dos puntos el déficit público en 2010 hasta el 7,3%, tal y como ya avanzó ayer el secretario de Estado Adjunto del Presupuesto, Emanuel dos Santos. De cara a 2011, ha confirmado que esperan disminuirlo al 4,6%, para lo que su Gobierno introdujo un duro ajuste presupuestario que recoge el aumento de la carga impositiva, la rebaja salarial de un 5% a los funcionarios y recortes en la inversión estatal, entre otros.

Más información