Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Los líderes de la UE estudian como garantizar la estabilidad del euro

Zapatero conversa con Sarkozy y Merkel al inicio del Consejo Europeo con la polémica sobre la emisión de bonos como telón de fondo

Los líderes europeos están debatiendo hoy, por primera vez a nivel del Consejo Europeo, la creación de nuevos instrumentos y otras reformas necesarias para asegurar la estabilidad del euro. Entre estos nuevos instrumentos se contempla la creación de eurobonos, el aumento del fondo de rescate, la ampliación de facultades de la Facilidad Europea (el fondo creado para el rescate de Grecia), y la ampliación del capital del Banco Central Europeo (BCE). El reto al que se enfrentan los líderes no es pequeño, ya que se ha generado la expectación de que lanzará un mensaje de unidad sin fisuras de que se dotarán de los mecanismos necesarios para hacer frente al acoso de los mercados. Europa tiene la necesidad de demostrar que tiene "los bolsillos llenos", ha afirmado el presidente en ejercicio del Consejo de Economía y Finanzas de la UE, el belga Didier Reynders.

Merkel quiere mano dura para los países que precisen ser rescatados

Antes del inicio, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hablado brevemente con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Según las imágenes ofrecidas por la Comisión Europea, ya que la reunión es a puerta cerrada, Zapatero ha entrado de los primeros y ha ocupado su asiento mientras el resto de líderes seguía conversando de pie. En ese momento, se ha acercado a saludarle Sarkozy y Zapatero, sin levantarse, ha conversado brevemente con el presidente francés en presencia de un intérprete.

Tras marcharse Sarkozy, el presidente del Gobierno ha vuelto a su posición de aislamiento en la mesa. Minutos más tarde se ha acercado por detrás la canciller alemana y Zapatero, visiblemente sorprendido, se ha levantado casi de golpe para darle dos besos. Después ha departido con ella varios minutos, también con intérprete. Merkel es una de las figuras que más atención acaparará entre hoy y mañana, cuando finaliza la reunión, ya que lidera al grupo de países que rechazan algunas de las medidas planeadas como la emisión de eurobonos, que en las últimas horas gana fuerza pese a la oposición de Berlín.

Por la mañana, el Consejo ha aprobado una pequeña reforma del Tratado de Lisboa necesaria para la creación de un mecanismo permanente de rescate,, accediendo a las peticiones de Alemania. El mecanismo permanente entrará en vigor en junio de 2013 y sustituirá a los dos temporales acordados el pasado mayo. La reforma consiste en añadir un párrafo al artículo 136 con dos elementos: autorizar a los países del euro a establecer entre ellos un mecanismo para asegurar la estabilidad del euro en su conjunto y declarar que la asistencia financiera del dispositivo de rescate se concederá bajo estricta condicionalidad.

Entre los nuevos instrumentos figura la emisión de eurobonos, que permitiría a los Estados miembros, sobre todo a los que se encuentran con más dificultades, financiar una parte de su deuda de una manera menos costosa. Se trata de una vieja iniciativa que ha sido retomada con fuerza recientemente por el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker; el ministro de Finanzas italiano, Giulio Tremonti, y anteriormente por el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt y el líder de los socialistas europeos, Poul Rasmussen.

La iniciativa ha contado hasta ahora con el rechazo frontal de Merkel, y la respuesta fría de Francia, que estima que ahora no es el momento. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, advirtió ayer del impacto negativo sobre los mercados que producen estos debates. "No abandonamos esta idea para el futuro, pero ahora es mejor concentrarse en la idea en la que hay consenso", señaló Barroso.

La propuesta de los eurobonos ganó fuerza ayer al sumarse a ella destacados dirigentes socialistas alemanes, como Frank-Walter Steinmeier, Peer Steinbrück y Sigmar Gabriel, así como la líder de los socialistas franceses Martine Aubry. La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, confía en que la cumbre dé "un respaldo inequívoco y sin ninguna fisura a la estabilidad del euro y a la actuación del BCE a favor de esta estabilidad".

Merkel explicó ayer ante el Parlamento (Bundestag) su propuesta para el futuro mecanismo de crisis en la eurozona. En su opinión, los países que precisen de un rescate deberán atenerse a estrictas condiciones financieras. Su aprobación habrá de decidirse por unanimidad entre los países del euro y dependerá de un estudio previo de la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Estos decidirán también cómo implicar en cada hipotético rescate a los acreedores privados del país en crisis.

La canciller rechazó una vez más la propuesta de emitir eurobonos comunitarios. Al respecto, avisó claramente sobre "el error de pensar que la generalización del riesgo sería un remedio". Defendió, por el contrario, la "armonización y el aumento de la competitividad de los Estados miembros".