Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda estrechará el control sobre los profesionales en 2011

El director de la Agencia Tributaria explica que hasta octubre se ha ingresado un 25% más que en 2009

Los profesionales constituirán uno de los colectivos más vigilados por Hacienda el año próximo. La Agencia Tributaria rastreará con más énfasis la actividad de este colectivo, conformado en buena medida por médicos, abogados y otros profesionales autónomos que escapan con más facilidad al control del fisco. El director de la Agencia, Juan Manuel López Carbajo, ha avanzado hoy este proyecto, enmarcado en "los esfuerzos por el control de la economía sumergida", que supone reorientar los recursos desde el sector inmobiliario, hasta ahora centro de la lucha contra el fraude, hacia otros horizontes.

Para incidir más en los profesionales, Hacienda cuenta con tres herramientas nuevas. En primer lugar, los datos de consumo eléctrico que proporcionan las propias compañías, disponibles desde este año, según ha explicado López Carbajo en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica. Esta información permite a la Agencia Tributaria detectar alquileres no declarados o destinados a otros usos diferentes al residencial. Además, los inspectores emplearán la información procedente de tarjetas de crédito -aunque buena parte de estos profesionales restringen el uso de este medio de pago a sus clientes- y por último, los movimientos bancarios en efectivo superiores a 3.000 euros, que los bancos están obligados a declarar.

Más allá de este plan, el director de la Agencia explicó que se han ingresado 8.200 millones de euros hasta octubre como resultado de la lucha contra el fraude. La cifra supone un 25% más que en el mismo periodo del año anterior y se desglosa en 6.900 millones por actuaciones directas de funcionarios de este organismo y 1.300 millones más de regularizaciones voluntarias como efecto inducido de los planes de control. Para el año próximo, la Agencia Tributaria pretende "que la Inspección sea más conocida", con mayor presencia de los actuarios en las empresas y en la calle.

López Carbajo ha querido contrarrestar la impresión general de que Hacienda persigue sobre todo al pequeño contribuyente con los datos de la deuda media defraudada. Los contribuyentes inspeccionados por la Agencia deben a las arcas públicas una media de 175.000 euros, un dato probablemente distorsionado por algunos casos de fraude de gran magnitud que superan con creces esa cifra.