Sector financiero

Los inversores acogen con recelos la entrada del BBVA en Turquía

Las acciones del banco español llegan a caer más de un 3% por las dudas sobre el coste de la operación y la ampliación de capital

La decisión del BBVA de invertir 4.200 millones en el 25% del segundo banco de Turquía, Garanti Bank, y la ampliación de capital de 5.000 millones que realizará para financiar la compra, han sido acogidas con temor por parte de los inversores. Durante la mañana, las acciones han estado bajando más que el mercado, si bien han frenado su descenso desde el retroceso superior al 3% de primera hora hasta el 0,46% por la tarde. Durante la jornada del lunes, las acciones del BBVA ya registraron importantes caídas. A las 11.30 horas, la entidad ha realizado una sesión explicativa de la operación a los analistas. Posteriormente lo hará con los medios de comunicación.

La entidad presidida por Francisco González ha anunciado antes de la apertura de la Bolsa que tiene un acuerdo para la compra del 24,9% del segundo banco turco, tras cerrar un acuerdo de accionistas con el grupo Dogus para gestionar la entidad de forma conjunta. La operación está valorada en 4.195 millones de euros, lo que supone un descuento del 10% sobre la cotización media de Garanti de la última semana. Además de las incógnitas que suponen la entrada en un mercado prometedor pero desconocido, como el turco, lo que más ha frenado a los inversores fue la ampliación de capital de 5.060 millones. Se llevará a cabo mediante una emisión de acciones con derechos preferentes de suscripción para los accionistas del grupo, a 6,75 euros por acción, es decir con un descuento del 29% sobre el precio de cierre del pasado viernes. Para alcanzar la participación del 24,9% de Garanti, la entidad española comprará un paquete de acciones de General Electric del 18,6% y otro del Grupo Dogus del 6,3%.

Los analistas estiman que el beneficio por acción caerá entre un 8% y un 9%

Más información

Turquía es uno de los mercados emergentes con mayor potencial de crecimiento. Tiene una población de 75 millones de habitantes y el consenso de las analistas apunta hacia un aumento real medio del Producto Interior Bruto (PIB) del país del 5% entre 2009 y 2012. Sin embargo, según los acuerdos presentados, la gestión y la presidencia quedarán en manos turcas durante un periodo que puede ser de cinco años. Si la familia propietaria, Dogus, quisiera, podría dejar el banco antes de este plazo en manos del BBVA, pero nunca hasta que transcurran tres años. Otra cuestión clave es el precio final de la toma de control. Garantí vale 19.000 millones en Bolsa, frente a los cerca de 45.000 del BBVA. Es decir, cualquier operación puede resultar costosa para el banco vasco ya que está en proceso de adquirir una entidad que vale casi la mitad que el.

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, señaló la semana pasada que cualquier operación tendría que ofrecer una rentabilidad que superase el coste de capital. Los analistas creen que la inversión en Garanti podría cumplir esta condición, aunque no desde el primer momento. Sin embargo, unos 2.200 millones de la ampliación no son para desembarcar en Turquía, sino para reforzar el capital del BBVA y ese refuerzo sí será dilutivo (es decir, hay una pérdida de valor en cada título) para el accionista. El impacto neto de la compra y la ampliación de capital por 5.060 millones será de una caída del beneficio por acción del 9% durante los dos primeros años, según estimaciones de La Caixa, o del 8% según las de BPI.

Los analistas también han destacado la mayor solvencia que tendrá la entidad tras la ampliación y la diversificación de ingresos que supondrá, ya que ahora es muy dependiente de España y México. No obstante, abre algunas incógnitas, como qué es lo que puede aportar el banco español al turco, el riesgo de ejecución a tan largo plazo en un mercado cerrado como el de aquel país y cómo obtendrán sinergias, dado que Garanti ya es una entidad con los gastos muy ajustados.

Lo más visto en...

Top 50