Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán maniobra para blindarse contra la suspensión de pagos

El empresario pide una prórroga para negociar con los acreedores que reclaman que pague de su bolsillo las deudas que avaló personalmente en Marsans.- El plazo extra no afecta a los procesos de Olimipia y NH

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se ha acogido al procedimiento especial de negociación de deudas de la Ley Concursal para personas físicas, lo que le otorga un plazo de hasta cuatro meses para alcanzar un acuerdo con sus acreedores y evitar así ser declarado insolvente.

Según fuentes jurídicas, Díaz Ferrán presentó el pasado martes una comunicación al Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid en la que se acogía al artículo 5.3 de la Ley Concursal, que le blinda ante las empresas que pidan posteriormente que se le declare en suspensión de pagos. No obstante, la decisión del empresario no afecta a las dos solicitudes previas de concurso que ya están en marcha contra el antiguo propietario de Marsans y Air Comet y que fueron interpuestas por la empresa turística Olimpia Mediterráneo y NH Hoteles. Ambas solicitudes todavía no han sido admitidas a trámite por los juzgados mercantiles madrileños donde han recaído. En caso de que finalmente salgan adelante, el concurso contra Díaz Ferrán entraría en la categoría de necesario.

Según añaden fuentes especializadas en estos procesos, tanto la petición de Olimpia como la de NH Hoteles no se paralizarán por la decisión de Díaz Ferrán de acogerse al procedimiento especial, ya que se presentaron con anterioridad (el 27 y el 30 de septiembre, respectivamente). Por tanto, el empresario puede ser declarado insolvente de forma judicial si los tribunales dan la razón a estos dos acreedores independientemente del último movimiento de Díaz Ferrán ante los tribunales.

Así, en caso de que el juez de la razón a Olimpia y NH, la única salida que tendría para evitar el concurso necesario es pagar los importes adeudados a ambas empresas. Entonces, podría agotar el plazo extra de hasta cuatro meses al que tiene derecho por haberse acogido al artículo 5.3 de la Ley Concursal para seguir negociando con el resto de acreedores, entre los que se encuentran Sol Meliá, Pullmatur o el Banco Espírito Santo, sin temor a afrontar nuevas peticiones de suspensión de pagos.

Si al final no llega a acuerdo con ellas, el propio Díaz Ferrán estaría obligado judicialmente a presentar el concurso voluntario de acreedores. Tanto el presidente saliente de la CEOE como su socio Gonzalo Pascual -a quien también se dirigen las solicitudes de concurso necesario- afrontan grandes dificultades por haber avalado personalmente las deudas de Marsans, sociedad que vendieron en junio junto al entramado de empresas turísticas creadas en torno a ella a la sociedad Posibilitumm y que ya han solicitado concurso de acreedores voluntario. De hecho, la única que todavía no había optado por esta vía, la matriz Teinver, lo ha pedido hoy.

De momento y por si en un futuro tuvieran que hacer frente a las deudas de sus antiguas empresas con su patrimonio, una parte importante de los bienes de los dos empresarios cuentan con anotaciones preventivas de embargo a raíz de las múltiples solicitudes de suspensión de pagos que pesan en su contra. Una vivienda de Pascual en el parque del Conde de Orgaz (Madrid) es uno de los activos cuyo embargo más se ha reclamado por parte de los acreedores, que también se han dirigido contra terrenos que Díaz Ferrán posee en Torrejón de Ardoz (Madrid). Los problemas que ha sufrido su entramado empresarial han sido, precisamente, el motivo que le ha llevado a acelerar su retirada de la presidencia de la CEOE, que celebrará elecciones para sustituirle a finales de diciembre.