Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Funcas augura una recaída del PIB en la segunda mitad del año

La fundación de las cajas de ahorros empeora sus previsiones de paro al 20% de media para 2011

La Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) ha mejorado hoy tres décimas porcentuales su previsión del PIB español para 2010 al prever que caerá el 0,4%, mientras que también ha elevado, en una décima, su pronóstico de crecimiento para 2011 hasta situarlo en el 0,4%. Sin embargo, pese a lo que opina el Gobierno, también augura que en lo que queda de año se producirá una recaída del PIB. Esta contracción, en la que coincide con otros servicios de análisis como el del BBVA, está motivada sobre todo por el recorte del consumo privado, debido al adelanto de las compras al segundo trimestre por la subida del IVA y al fin de las ayudas a la compra de automóviles.

Además, sin salir de esta segunda mitad del año, que el Gobierno reconoce que "no será tan buena" como la primera pero que no se volverá a tasas negativas del PIB, Funcas indica que el consumo y la inversión públicos reflejarán con más intensidad las medidas de ajuste fiscal. También añade que la inversión en bienes de equipo tampoco podrá sostener los crecimientos de los trimestres precedentes.

Asimismo, para 2011, considera que la tasa de paro se situará en el 20% de media, una décima más que en las anteriores previsiones, consecuencia del ajuste al alza en el pronóstico de la población activa, mientras que para 2011 prevé una tasa del 20,3%. Funcas también señala que el déficit público será del 9,7% en 2010 (frente al 10,1% de la anterior previsión) y del 6,8% en 2011 (frente al 6,9%).

Por otra parte, califica de inesperados y sorprendentes algunos datos económicos del segundo trimestre del año -el consumo creció un 5%-, como el relacionado con el despegue de la demanda interna y el ascenso del gasto público ante las medidas de austeridad puestas en marcha. A su juicio, las condiciones sobre las que se basa la actual coyuntura siguen sin favorecer una recuperación sólida, al menos de la magnitud de los dos primeros trimestres del año.