Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Corte Inglés contiene la crisis pero disminuye su ritmo inversor

El beneficio cayó un 1,5% hasta los 369,7 millones y las ventas descendieron un 5,8%

El Corte Inglés no tuvo un ejercicio bueno en 2009, pero contuvo los efectos de la crisis, con una ligera caída de sus beneficios. Su presidente, Isidoro Álvarez, dice que lo peor ha pasado ya. La caída del consumo de los hogares por segundo año consecutivo (y la mayor que se recuerda desde que hay estadísticas) se tradujo directamente en un descenso de ventas del 5,8%. También se volvieron a estrechar los márgenes y siguió aumentando la morosidad.

En este escenario, el grupo de distribución más grande de España logró que los beneficios en 2009 sólo cayeran un 1,5% hasta los 369,7 millones de euros, frente al 47% que se desplomaron en 2008.

"Hemos superado la prueba más difícil en el año más difícil", ha señalado Álvarez en su presentación ante los accionistas, aunque reconoció que la subida del IVA y la intensificación de la competencia indican que aún no han desaparecido las dificultades. Esa recuperación ya se ha notado en el primer semestre de este año, que ha mejorado notablemente las cifras sobre el mismo periodo del ejercicio anterior. Queda ahora certificar esa mejora en la segunda parte del año, la más sustancial para el comercio.

La cadena comercial señala que continuará su actividad de expansión con las obras del Edificio Windsor de Madrid y los nuevos establecimientos de A Coruña, Zaragoza y Córdoba y el almacén de Tarragona. En 2009, se abrieron centros Salamanca, Eibar (Guipúzcoa) y El Tiro (Murcia) y en mayo de este año el de El Ejido (Almería).

Pero el ritmo inversor ha decrecido notablemente en 2009. Así la inversión en 2009 ascendió a 1.071 millones de euros, frente a los más de 1.827 que invirtió un año antes, un 41% menos.

También se compromete a la estabilidad laboral. la plantilla se cerró en 2009 con 101.552 trabajadores, de los que el 91% son fijos. El descenso respecto a los 103.367 que tenía en 2008 se debe a la reducción de contratos temporales por las campañas especiales como las rebajas y navidad.

A diferencia de lo que ocurrió en 2008, las líneas de negocio tuvieron un comportamiento muy dispar. La matriz El Corte Inglés mejoró su resultado un 1,5% frente a la caída del 18% del pasado año, y aporta el 63,7% del total del grupo.

Hipercor vio caer sus ganancias un 35,4% y acumula dos malos ejercicios, en los que el beneficio ha descendido en torno al 50%. Y es que ha sido precisamente en la cadena de hipermercados donde más ha tenido que ajustar sus precios y márgenes el grupo para aguantar la competencia, con hitos como el lanzamiento de la marca blanca Aliada.

Los supermercados Supercor y Opencor, la cadena de ropa barata Sfera, y las tiendas de bricolaje Bricor siguieron en pérdidas, aunque salvo en el último caso, mucho menores que hace un año tras el plan de reestructuración puesto en marcha para conseguir que sean rentables.

La reticencia de bancos y cajas para conceder préstamos al consumo, hizo que el el grupo comercial tuviera que redoblar su esfuerzo para la financiación de sus clientes. De hecho, y pese a la crisis, el número de usuarios de la tarjeta de compra de El Corte Inglés casi alcanzó los 11 millones. No obstante, la financiación total ascendió a 7.887 millones, un 5,9% menos que en el ejercicio precedente debido a la caída de ventas.

Ni siquiera ese esfuerzo por ayudar a la financiación ha impedido que la cifra de negocio haya caído un 5,8% (un descenso mayor que en 2008 que fue del 3,5%) hasta los 16.356 millones. Como ya hiciera el pasado año, El Corte Inglés justifica esa caída en que las ventas del conjunto del comercio al por menor ha sufrido un descenso mayor, del 6,1%.

Isidoro Álvarez que ante las dificultades seguirán avanzando en la mejora de la gestión, que está ofreciendo resultados en al contención de costes y en la reducción de gastos operativos, como vía para mejorar la rentabilidad del grupo.

Pero reconoció que no será fácil, "porque a los informes que hablan de una recuperación tardía en España, se une la subida del IVA a la que se enfrenta el sector de la distribución, la llegada de nuevos y reputados operadores nacionales e internacionales y una previsible intensificación de la competencia".

También señaló que los nuevos desafíos son ampliar nuestra presencia en nuevos mercados" o consolidar "la plena maduración de todas las empresas".

Pese a la crisis, El Corte Inglés mantiene su posición de liderazgo por ventas en Europa, por delante de la británica Mark & Spencer y la francesa Galeries Lafayette. En la clasificación mundial, también se mantiene como la segunda mayor cadena del mundo, sólo por detrás de la estadounidense Sears.

El grupo celebró su junta general de accionista en Madrid, en la que aprobará destinar a dividendos 38,9 millones de euros, así como una ampliación de capital.