Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernanke asegura que la economía de EE UU atraviesa una "incertidumbre inusual"

El presidente de la Reserva Federal cree que no habrá recaída, pero considera que la recuperación es frágil

La paradoja de Ben Bernanke. Así califican ya en Wall Street la situación ante la que se encuentra el presidente de la Reserva Federal, que ha comparecido ante el Senado de EE UU para exponer su visión de la situación de la economía, que calificó de "incertidumbre inusual". El jefe de la autoridad monetaria apostó por que no habrá recaída, pero admitió que la recuperación es frágil.

Con la temporada de resultados en curso desde una semana, los beneficios presentados hasta por las empresas en EE UU, incluidos los grandes bancos de Wall Street, sugieren que el crecimiento es robusto. Pero cuando se gira la vista hacia Main Street, la imagen cambia. La falta de trabajo es severa, con cinco parados por cada empleo disponible, y la vivienda se tambalea.

Esto plantea un dilema a Bernanke al gestionar la política monetaria. Y por eso, más que nunca, sus palabras ganaron especial relevancia. Hasta ahora hablaba de una recuperación moderada de la economía, y de una retirada gradual de los estímulos monetarios. Pero esta noche (hora española) el presidente del banco central de EE UU dio un paso atrás, aunque sin activar las alarmas.

Eso sí, para evitar que cunda de nuevo el pánico, Ben Bernanke dejó claro que la Fed hará lo necesario para apoyar el crecimiento si al final es más débil de lo que se teme. "Estamos listos para adoptar nuevas acciones si es necesario", reiteró el presidente de la Fed, sin especificar de qué medidas habla.

La actividad económica se expandirá un cuarto de punto menos de lo previsto este año, entorno al 3,25 % del PIB. Y el paro se mantendrá claramente por encima del 9%. Esto permitirá mantener la inflación baja, lo que da margen a la política monetaria. Pero con un crecimiento tan frágil, no podrá verse una recuperación rápida del mercado laboral ni una reducción del déficit público.

Bernanke aprovechó la comparecencia en el Capitolio para reclamar de nuevo al Congreso de EE UU y a la Casa Blanca un plan a medio plazo que permita contener la degradación de las cuentas públicas. Eso sí, se mostró partidario de mantener los estímulos a corto plazo, y que se vayan retirando gradualmente conforme la recuperación gane tracción.

Las palabras de Bernanke han hecho mella en la Bolsa de Nueva York, que tras sus declaraciones empezó a retroceder y cerró la sesión con un descenso del 1,07% en el Dow Jones de Industriales, al tiempo que el selectivo S&P 500 bajó el 1,28% y el mercado Nasdaq perdió el 1,58%.