El deterioro de las finanzas públicas

Merkel y Sarkozy reclaman a la UE que actúe contra la especulación

Los dirigentes se unen para reclamar a Bruselas que haga una propuesta sobre las ventas en corto.- La Comisión asegura que trabaja "con celeridad" y anuncia novedades para verano

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han salido al paso de las supuestas diferencias que han surgido entre ambos a raíz de las decisiones unilaterales en materia de supervisión financiera de Berlín y su drástico plan de ahorro, que París no acaba de ver con buenos ojos ya que podría lastrar las expectativas de recuperación de Europa. En una carta publicada hoy en la capital alemana, los dirigentes de las dos principales potencias del euro han pedido a la Comisión Europea (CE) que acelere la lucha contra la especulación.

En la misiva, dirigida al presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durão Barroso, Sarkozy y Merkel le reclaman que acelere e intensifique los trabajos para la regulación de los mercados financieros y que estudie la posibilidad de prohibir en toda la UE las ventas en corto en las compañías cotizadas y en el mercado de bonos de los Estados. "Las últimas evoluciones de los mercados nos llevan a pedir a la Comisión que acelere e intensifique sus trabajos" sobre la regulación de "las infraestructuras de los mercados de productos derivados", afirman. "En particular creemos que es imperativo mejorar la transparencia en las ventas a corto de acciones y bonos, especialmente en los mercados de deuda soberana", añaden ambos dirigentes en el texto.

Más información
Una reforma en medio del túnel

Bruselas ha respondido a través de una de sus portavoces, Pia Ahrenkilde-Hansen, que ha anunciado novedades "durante el verano". "La Comisión trabaja con celeridad en estos temas y agradecemos el apoyo que refleja la carta a nuestras ideas y enfoques y, como hemos anunciado, presentaremos propuestas concretas en el curso del verano", ha asegurado antes de matizar que no interpreta la misiva como una queja, "sino como un apoyo" al plan de acción de la UE.

Alemania ha decidido de manera unilateral prohibir las ventas en corto al descubierto de sus entidades financieras y sobre los bonos para atajar la especulación. La decisión, que fue objeto de la crítica por parte de sus socios del euro al dejar al descubierto la descoordinación entre los países de la eurozona a la hora de hacer frente a la crisis, lo que a su vez también aumentó la incertidumbre de los mercados, se completó con la restricción de este tipo de operaciones en los derivados. Además, también ha obligado a revelar las posiciones en corto en todos los valores.

La volatilidad que atraviesa el mercado desde el desbordamiento de la crisis fiscal de Grecia de febrero a esta parte ha llevado a los países de la UE a acelerar las gestiones para avanzar en la reforma financiera. Los Gobiernos quieren poner bajo control a los especuladores que están detrás del desplome del euro, a quienes se enriquecen con la caída de las Bolsas y a los que están haciendo negocio en los mercados secundarios de deuda a costa de cebarse con los países con mayor déficit. Esta tarea es responsabilidad del G-20, aunque se ha quedado atascada por la divergencia de opiniones a ambos lados del Atlántico y entre los propios Ejecutivos europeos sobre cómo llevarla a cabo.

Una eventual tasa a la banca para evitar que los contribuyentes tengan que sufragar próximas crisis, tal y como ha ocurrido en la actual y que Alemania ya ha anunciado que pondrá en marcha en 2012, más control sobre las agencias de calificación y aumentar la transparencia de los mercados son algunas de las principales tareas pendientes casi tres años después.

Sarkozy y Merkel en la sede del Ayuntamiento de Aquisgrán
Sarkozy y Merkel en la sede del Ayuntamiento de AquisgránFRANCE PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS