Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial denuncia la fuga de 40.000 millones en los países ricos

La entidad insta a luchar contra la corrupción y a evitar que se repitan casos como la crisis griega

El Banco Mundial ha instado hoy a tomar medidas para frenar en los países desarrollados la fuga al año de hasta 40.000 millones de dólares (más de 33.000 millones de euros) a paraísos fiscales por parte de miembros corruptos de la Administración. "La crisis griega demuestra cómo la corrupción puede debilitar a los países ricos y no solo a los que están en vías de desarrollo", ha explicado Ngozi Okonjo-Iweala, directora gerente del Grupo del Banco Mundial, que ha urgido hoy a que "los planes de estímulo, la regulación financiera y la lucha contra el robo de activos y la corrupción" estén en primera línea de agenda.

Según Okonjo-Iweala, la mitad del dinero sustraído en los países desarrollados serviría para pagar 48.000 kilómetros de carreteras de dos direcciones o el tratamiento de 120 millones de personas con sida.

En una conferencia junto a la ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, la directora gerente del Banco Mundial ha urgido a los "paraísos fiscales como Suiza" a liderar la persecución de los casos de corrupción financiera. Calmy-Rey ha recogido el guante y ha asegurado que su país tiene el objetivo de detectar y devolver los activos que son "claramente ilícitos".

La representante de Exteriores suiza ha puesto como ejemplo el caso del ex dictador haitiano Jean Claude Duvalier, cuyos fondos ingresados en Suiza, entre 300 y 800 millones de dólares (250 y 668 millones de euros), están congelados desde hace ocho años.