Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáenz sostiene que el Estado no debe salvar 'ningún banco'

El vicepresidente segundo del Santander señala que las empresas necesitan ahora sanear balances y no más préstamos

El vicepresidente segundo y consejero de Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha criticado esta mañana el rescate de entidades financieras por parte de los gobiernos. Según Sáenz, "ningún banco" debe ser salvado por el Estado con inyecciones de capital público. "El que falle debe quebrar", ha asegurado esta mañana en una conferencia en la escuela de negocios de Esade, en Barcelona. "Los contribuyentes no pueden asumir los errores de los bancos", ha añadido.

Sáenz también ha rechazado que la recesión se prolongue por la sequía de crédito. A su juicio, para empezar se presta menos porque "hay menos demanda solvente" y menos necesidades de capital. Pero además, ha señalado que ahora el problema del sector privado ahora es reducir su deuda, y no ampliarla. "Salimos de un periodo en el que ha habido un récord histórico de apalancamiento. Ahora lo que toca es que las empresas repaguen la deuda, saneen sus balances y se recapitalicen", ha resaltado.

El consejero del Santander también se ha referido al plan de ajuste que debe afrontar España, que "debe ser creíble para generar confianza en los mercados". Sáenz ha negado que haya "conspiración" alguna del mercado contra España. Es más, ha recordado que "el mercado" es quien presta dinero. "No podemos verlos como especuladores, sino como ahorradores que nos prestan dinero y es lógico que nos pidan garantías", ha recalcado.

En cuanto a la estrategia del Santander, Sáenz ha defendido que en países como España, donde "los ingresos están bajo presión", es necesario aumentar la cuota de mercado. "Hay que entender campañas agresivas como la de captación de depósitos", ha justificado.