Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:La primera crisis del euro

Nadie lo ve tan negro como Standard & Poor's

El Gobierno ha recibido hasta ahora merecidas críticas por plantear un escenario de crecimiento para los próximos años que parecía demasiado optimista. Ahora, ya hay alguien al otro extremo. De todos los organismos públicos y privados que han publicado previsiones sobre la economía española, ninguna ve tan negativo el panorama como Standard & Poor's. A su lado, son optimistas hasta las previsiones recientes del FMI, que rebajan a la mitad los objetivos del Gobierno y que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, rechazaba de plano. El problema para España es que quien se ha desmarcado a la baja de la opinión generalizada sea precisamente la principal agencia de calificación crediticia.

Veamos las cifras. El Gobierno prevé un crecimiento del producto interior bruto en el periodo 2010-2013 a una media anual del 1,9% en términos reales y del 3,4% en términos nominales (esto es, sin ajustar por la subida de precios). Frente a ello, Standard & Poor's pronostica un crecimiento medio anual raquítico del 0,6% en términos reales y del 1,4% en términos nominales.

Standard & Poor's ha rebajado casi a la mitad su previsión anterior sin explicar en qué estaba equivocada antes. Ninguno de los factores que menciona es nuevo (el endeudamiento del sector privado, la rigidez del mercado de trabajo, la reducción de los estímulos fiscales...). Además, su drástica rebaja se produce, curiosamente, cuando casi todos los analistas públicos y privados están revisando al alza sus estimaciones. Con las nuevas cifras, los analistas de Standard & Poor's pronostican que el PIB nominal español no recuperará el nivel de 2008 hasta el año 2015, siete años después. Y eso en términos nominales, lo que supone que, en términos reales, lo que están pronosticando los analistas de S&P es una década entera completamente perdida.

Pues bien, ni el FMI, que tenía hasta ahora las previsiones a largo plazo más negativas para España, se acerca a esas previsiones. Según los economistas del Fondo, el PIB nominal español recuperará el nivel de 2008 en 2012, tres años antes de lo que prevé Standard & Poor's. El FMI prevé que el PIB nominal crezca a una tasa del 2,3% anual hasta 2013, frente al 1,4% que pronostica la agencia. Si se miran las previsiones a muy largo plzo, la conclusión es similar. S&P se atreve a hacer previsiones de crecimiento hasta 2016, que ya es decir, y concluye que el crecimiento del PIB real será de sólo el 0,7% de media anual. El FMI tiene previsiones hasta 2015, y pese a que cree que la economía española no volverá a crecer en todo ese plazo por encima del 2%, su previsión de crecimiento media es del 1,2%, cinco décimas superior.

Si lo que se comparan son las previsiones de S&P con las de los servicios de estudios públicos y privados, la conclusión es la misma: nadie lo ve tan negro. Puede que S&P acierte. O puede que no, al igual que se equivocó estrepitosamente con las hipotecas subprime. Pero mientras el tiempo da o quita razones, el daño está hecho.