Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reestructuración del sistema financiero

La banca insta a las cajas a revisar su modelo y olvidar las excusas

La patronal advierte de que el retraso compromete la viabilidad de todo el sistema. - La CECA critica los "impedimentos de las comunidades"

El presidente de la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, ha instado hoy a las cajas de ahorros a revisar el modelo y responsabilizarse de su reestructuración ya que de no llevar a buen puerto este proceso, podría acabar afectando a la viabilidad del conjunto del sistema. "Las cajas no tienen acceso al capital y las nuevas normas van a exigir más capital y de más calidad", ha advertido antes de reconocer que "tienen un gran papel y un gran futuro y podrán seguir siendo cajas". Pero, ha añadido, para mejorar su acceso al crédito y dejar de lado la crisis, "tendrán que llevar adelante su propia reconversión" sin poner excusas y sin limitarse a pedir dinero público.

Sin embargo, desde el bando de las cajas, el director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), José Antonio Olavarrieta, ha descartado que la falta de fusiones o la lentitud del proceso de consolidación del sector puedan tener implicaciones económicas negativas. "No hay consecuencias directas porque seguimos dando créditos, aunque es cierto que cuando antes se fusionen -las cajas implicadas en estos procesos- mejor, porque el FROB acaba el 30 de junio". Eso sí, ha añadido que "en la medida en la que se flexibilicen las condiciones de las comunidades autonómicas será más fácil que se consolide el sistema". Según las cifras del Gobierno, en estos momentos hay ocho proyectos de integración de diversos tipos avanzados y próximos a concluir.

Según el Gobierno, en estos momentos hay ocho proyectos de integración próximos a concluir

Durante su intervención en una jornada sobre el futuro del sistema financiero español, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la consultora Deloitte, Martín ha animado a las cajas a reducir la capacidad del sector por propia iniciativa sin sentarse a esperar la llegada de fondos públicos. En este proceso de reestructuración, el presidente de la patronal de banca ha explicado que las cajas son "responsables de su destino" y, por lo tanto, "no es aceptable decir que no toman decisiones porque falta algún instrumento -en referencia al FROB-, o que las comunidades no ven la necesidad", ha criticado.

Ayudas condicionadas

Sobre el caso concreto de las ayudas, Martín ha condicionado la inyección de dinero público a entidades no viables a que deben "integrarse en otra y así fortalecer el sistema". "La lección que nos ha dado la UE tras dar ayudas sin saber bien como es que el crédito no ha aumentado", ha recordado.

A continuación de Martín, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, ha coincidido en la necesidad de acelerar la reestructuración del sector financiero. Según ha defendido, el objetivo la reforma debe ir encaminada a "fortalecer el capital, regular mejor la liquidez y establecer una hoja de ruta para que las quiebras de un banco no cuesten dinero al contribuyente". Sin embargo, "ahora se están ocupando de problemas no importantes, como son la retribución de los banqueros, el tamaño de las entidades o la tasa Tobin para elevar los impuestos a la banca", ha lamentado Sáenz, que es uno de los banqueros mejor pagados de España.

En la misma línea, el presidente del Popular, Ángel Ron, ha insistido en que "las entidades menos solventes con modelos de negocio menos recurrentes deben ser reestructuradas". Además, ha hecho una velada alusión a las cajas ya que, sin citarlas, ha advertido de que "si no avanza la reestructuración hay que preguntarse por qué". En la misma línea, ha añadido que si "hay entidades que tienen incapacidad para financiarse con capital de primera calida, habrá que reflexionar" sobre la causa de ello. "No se puede exigir siempre dinero público", ha concluido.

La CECA denuncia los "impedimentos de las autonomías"

Para las cajas, Olavarrieta ha defendido que, aunque no hay un único responsable de los problemas que está afrontando el proceso de reestructuración, "sí está claro que hay impedimentos de las autonomías que están demorando los procesos". Además, también ha apuntado al hecho de que las entidades son muy complejas y muy grandes, y eso también influye, así como que la fórmula del Sistema Institucional de Protección (SIP) -elegida por algunas entidades como una alternativa de fusión fría- deberían tener una reglamentación clara en materias fiscales y contables".

Con vistas al futuro, el director general de la asociación de las cajas ha explicado que "es urgente encontrar instrumentos que les permitan captar más capital, así como reducir la presencia de representantes públicos" en los órganos de gobierno de las entidades. Sobre este punto, la secretaria de Estado del Tesoro, Soledad Núñez, ha anunciado que el Gobierno reformará la ley de las cajas (LORCA) para permitir que tengan mejor acceso a los mercados de capitales, con lo que ha confirmado que el proyecto sigue sobre la mesa pese a que en los últimos días ha pasado a segundo plano.

Frente a la opinión de la banca, el presidente de Unicaja, Braulio Medel, ha rechazado las críticas al retraso de la reestructuración, porque "hay 33 cajas implicadas" en este proceso, ha asegurado. Además, se ha mostrado en contra de denigrar las fusiones en una misma región, porque han dado "buenos resultados" en el pasado. Así, Medel ha defendido que los criterios para cerrar oficinas no sean regionales, "si no por falta de viabilidad".