Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat cuadriplica sus pérdidas

La filial española de VW cierra 2009 con unos números rojos de 339 millones y augura que seguirán en negativo en 2010

Seat, la filial española del grupo Volkswagen, ha tenido unas pérdidas operativas de 339 millones de euros en 2009, frente a los 78 millones que se dejó en 2008, lo que supone cuadriplicar sus números rojos. Este batacazo en las cuentas de la compañía automovilística se debe a "la caída en unidades vendidas y al especial impacto negativo de la situación del mercado del automóvil en España", según ha afirmado el consorcio alemán, que no prevé entrar en beneficios este 2010.

"En 2010 no alcanzaremos esa meta, pero sí nos acercaremos a ella", ha declarado el presidente del órgano de vigilancia de Seat y responsable de Compras de Volkswagen, Francisco García-Sanz, al ser preguntado sobre si esperaban beneficios para este ejercicio. No obstante, se ha mostrado confiado en el impacto que tendrá este año en la empresa el plan de rentabilidad ideado para la filial española, aunque su éxito dependerá en gran medida de la evolución del mercado español.

En concreto, Seat, que fue junto con la británica Bentley fueron las únicas marcas del grupo en pérdidas, vendió el pasado año 319.000 vehículos, unos 56.000 menos que en 2008, y facturó 4.561 millones de euros, alrededor de 635 millones por debajo del año anterior.

China tira hacia arriba de las ventas

El grupo Volkswagen, por su parte, vio crecer sus ventas un 0,6% con 6,3 millones de vehículos. Sin embargo, el beneficio neto de la multinacional alemana cayo considerablemente ya que cerró 2009 con 911 millones de euros en ganancias, un 80,5% menos que los 4.688 millones que obtuvo en 2008.

En la subida en ventas del grupo germano, que agrupa a las marcas Audi, la propia Volkswagen, Sköda, Seat, Bentley y Scania, Bugatti y Lamborghini; mucho ha tenido que ver el tirón en el mercado chino. Sin su presencia en el gigante asiático, las ventas hubiesen caído un 6,1%.

"El año 2009, fue un verdadero test de prueba para toda la industria de la automoción. Volkswagen no solo ha pasado esta prueba sino que ha superado su crisis mucho mejor que sus competidores", ha celebrado Martin Winterkorn, presidente del consorcio alemán.