Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La hora de las reformas

La OCDE no ve motivos para cuestionar la solvencia de España

"El peso de la deuda es todavía manejable", asegura Ángel Gurría, que destaca el "valor, el coraje y la determinación" de las últimas medidas del Gobierno

La solvencia de España está fuera de toda duda, según el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría. "No hay motivos para cuestionar solvencia del Gobierno, el peso de la deuda es todavía manejable", ha asegurado hoy en el Foro Cinco Días. Preguntado por si la situación de España se puede equiparar a la de Grecia, Gurría ha indicado que ambos países son "incomparables", tanto en términos de deuda como en la situación general de la economía de cada país.

En relación con otros estados de la OCDE y de la Unión Europea, el peso de la deuda es todavía moderado (55% del PIB en 2009), la presión fiscal es modesta y el sector financiero es solvente, según ha destacado Gurría. El secretario general del conocido como Club de los países desarrollados ha subrayado el "valor, el coraje y la determinación" del Ejecutivo español por las "importantes medidas" anunciadas recientemente para atajar la situación, entre las que ha destacado el plan de austeridad, la intención de reestructurar el modelo económico o las pensiones.

Pese a garantizar la solvencia de España, Gurría no se ha mostrado muy optimista sobre las posibilidades de España para consolidar una pronta salida de la crisis. En su opinión, 2010 será "flojo o plano" y ha vaticinado que 2011 será ya mejor porque el entorno "será también mejor".

Reforma del mercado laboral

Gurría ha destacado además que la reforma del mercado laboral "es y debe seguir siendo una de las prioridades" y ha defendido "una relajación de las prestaciones excesivamente proteccionistas" de las que disfrutan los trabajadores fijos en España.

El secretario general de la OCDE ha abogado por reducir estas prestaciones para mejorar la dualidad que caracteriza al mercado español y crear más empleo y ha insistido en que la excesiva protección de los empleos existentes "conspira contra la contratación de nuevo personal". "La negociación salarial colectiva debería ser más sensible a las situaciones particulares de las empresas y permitir que se ajusten a los cambios de la economía por la vía de los salarios, más que por medio de la reducción de empleos", ha añadido.

Por otra parte, a preguntas de los periodistas tras la conferencia, se ha referido a la reforma de las pensiones. En su opinión, la edad de jubilación "debe estar vinculada a las expectativas de vida", por lo que se ha mostrado a favor de "actualizarlas". No se trata de "una cuestión de numeros, sino de cómo ha cambiado el mundo y la vida y del enorme retraso para abordarlo" ha incidido antes de sostener que no es "un tema político, ni ético, ni moral, sino de reconocer la realidad aritmética y ajustarse a ella".