Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las centrales ELA y LAB exigen que se retire el plan de forma inmediata

Los sindicatos nacionalistas ELA y LAB van a analizar de manera conjunta qué tipo de respuesta van a dar a la "brutal" propuesta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para reformar las pensiones. Un plan que calificaron ayer como propio de un "Gobierno que hace política de derechas reaccionaria".

ELA y LAB pidieron al Gabinete socialista que retire inmediatamente su documento de reforma, ya que, además de la medida de retrasar la edad de jubilación a los 67 años, que calificaron como "muy grave", incluye toda una serie de iniciativas que tienen como objetivo una reducción de las coberturas del sistema público. "Es inaceptable e inasumible", sostuvo el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz.

ELA indicó que la media mensual de las pensiones asciende a 772 euros en España, por lo que no se llega "ni a mileurista" y hay muchas personas que sufren "muchas dificultades" para llegar a fin de mes y que, incluso, están en situación de pobreza. El sindicato señaló, además, que se están diciendo "muchas mentiras", como que el gasto en pensiones se ha disparado. Según el sindicato nacionalista, en 1995 ese gasto fue del 8,3% del PIB y en 2008 cayó a un 7,8%.

ELA recordó a los expertos que en 1995 apuntaban que en 2010 el sistema estaría en crisis, "pero en lugar de dimitir, vuelven a la carga", sostuvó. LAB, mientras, cree que la reforma de las pensiones "generará muchísima inseguridad". "Es hora de tomar en Euskal Herria nuestras decisiones en materia política y socioeconómica", apuntó su vicesecretario, Jabi Garnika, "y de tener un sistema público vasco de Seguridad Social".