Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de ocho millones para Sara Lee, Puig y Colgate por formar un "cártel del gel"

Henkel, perdonada por denunciar el pacto que supuso un alza enmascarada del 15%

Cuatro grandes multinacionales, Henkel, Sara Lee, Puig y Colgate Palmolive están acusadas de "instrumentar y mantener" un cártel de fabricantes de gel de baño y ducha por el que pactaron un aumento de precios encubierto del 15%, implantando de forma progresiva a base de reducir el tamaño de los envases, según las conclusiones de la Comisión Nacional de Competencia (CNC). El órgano ha impuesto una multa de 8,2 millones a las tres últimas y ha perdonado a Henkel por haber denunciado el caso en el que la misma empresa había participado. Se ha librado de la que hubiese sido la segunda mayor sanción, de 4,2 millones.

Y es que el expediente se originó el mismo día en que entró en vigor el llamado programa de clemencia, que exime a quien denuncia y se aplica por primera vez en España con este caso. Henkel presentó una declaración denunciando el cártel y acusando a Puig, Colgate y Colomer. Sara Lee, que ese mismo día pero después de Henkel también confesó y denunció los actos, ha visto reducida su sanción en un 40%, que hubiese sido la mayor, de 6,1 millones.

Competencia considera que, en el caso de Colomer, deben continuar las investigaciones "para esclarecer totalmente su posición respecto de los términos en los que se distanció públicamente del cártel", pero a Sara Lee le ha impuesto una multa de 3,7 millones (hubiesen sido 6,1 millones sin la confesión), a Puig de 2,4 millones y al Colgate Palmolive de 2,1 millones.

"El acuerdo, adoptado a través de diversas reuniones entre los máximos directivos de dichas empresas líderes en este sector, consistió en un aumento encubierto de los precios del gel de baño y ducha (algo más de un 15%), acordando también la implementación progresiva de dicho cambio de formato sin variar el precio, para enmascarar dicho incremento de precio del producto a los consumidores, dificultando la identificación de la subida de precios que ello implicaba", relata Competencia.

El incremento de precios se conseguía vendiendo el gel de baño en un envase más reducido que el que comercializaban en ese momento, pero manteniendo el mismo precio del envase. Bajo este acuerdo, Henkel, Sara Le y Puig redujeron entre junio de 2006 y mayo de 2007 los envases de sus marcas Fa, La Toja, Magno, Sanex, Lactovit, Kinesia, y Heno de Pravia en un 15% de su capacidad, según el expediente. Colgate no llegó a reducir sus envases en la fecha acordada.

Competencia ha tachado la conducta como "muy grave" en la legislación de competencia, de cuya ilegalidad eran plenamente conscientes las empresas implicadas y cuyos efectos "pueden prolongarse incluso más allá de la infracción". El motivo es que la práctica ha afectado también al resto de marcas, pues el hecho de que las líderes en el mercado incrementen sus precios hace que su distancia de precio respecto a las demás sea mayor. "Esto significa que el resto de marcas, incluidas las marcas blancas, disfrutarán de un mayor margen para subir sus precios, o simplemente para renunciar a sus políticas promocionales, sin que ello les suponga ningún riesgo de perder posiciones en el mercado", agrega la CNC, lo que ha perjudicado a los consumidores.