Un tercio de la industria tradicional sufre miopía estratégica

La Cámara de Comercio de Valencia pide un cambio de mentalidad de sus asociados

Un estudio sobre La globalización y su incidencia en los sectores manufactureros tradicionales de la Comunidad Valenciana, encomendado a la Universidad de Valencia por la Cámara de Comercio, revela que al menos la mitad de los empresarios de sectores arraigados en el tejido industrial valenciano como el textil, la madera y el mueble, la iluminación, la maquinaria y el equipo mecánico, material y equipo eléctrico, metal y químico sufre "miopía estratégica", en palabras de José Pla Barber, catedrático de Organización de Empresas. Sus propietarios o gerentes consideran que "la crisis no es cosa suya", en palabras de Pla. "Atribuyen sus problemas a la apreciación del euro o a una mala negociación de los acuerdos comerciales con China, por ejemplo", comentó el catedrático.

Más información
Camps: "La industria es fundamental y básica para el futuro de esta tierra"

El estudio, elaborado a partir de 130 encuestas en profundidad entre empresas de sectores manufactureros, revela que la mitad de los encuestados responderían a un perfil rígido de empresa, son incapaces de comprender que el diseño, las técnicas de mercadeo, la calidad del producto y la calidad del servicio son atributos que se dan por descontado, "sin ellos, las empresas están fuera del mercado".

La otra mitad sí muestra preocupación por innovar en procedimientos de producción o distribución y comprende la necesidad de establecer alianzas estratégicas tanto en casa como fuera.

En el mercado global es imprescindible, además, tener dimensión; optimizar la producción en diversos centros de trabajo; contar con canales de distribución adecuados a través de franquicias o asociaciones con otras empresas similares o complementarias; o generar redes de filiales en el extranjero, entre otras.

También aparece algún dato sorprendente. Un elevado 80% de los encuestados considera "poco o muy poco eficaces" las ayudas públicas a los sectores productivos.

El informe es la segunda parte de otro del mismo tenor que se presentó en 2004 y levantó notable polémica en la precampaña de las últimas elecciones autonómicas en la Comunidad Valenciana. Antonio Almerich, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia comenta: "Entonces alertábamos sobre el carácter estructural de la crisis de los sectores manufactureros. La competencia China había llegado para quedarse y amenazaba gran parte de la industria tradicional valenciana. Hoy constatamos que la actividad industrial de los sectores tradicionales ha caído un 25% en cinco años".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS