Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Coyuntura económica

La eurozona modera su recesión gracias a Alemania y Francia

El avance intertrimestral del PIB del 0,3% en las dos primeras potencias del euro suavizan la caída de los Dieciséis al 0,1% en el segundo trimestre

Las dos economías más grandes de la eurozona, Alemania y Francia, han dado hoy un importante impulso a las esperanzas de una recuperación en la eurozona, inmersa en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Tras cuatro trimestres consecutivos a la baja, el Producto Interior Bruto de estos dos países ha repuntado un 0,3% entre abril y junio, un dato que se sitúa por encima de las previsiones de los analistas en ambos casos y que constituye la primera señal de que están empezando a dejar atrás la recesión. Estos datos suman optimismo a lo publicado ayer por la Reserva Federal de EE UU, que considera que la economía se está estabilizando.

Gracias a esta mejora, el dato correspondiente a toda la zona euro ha moderado su contracción tres décimas y, aunque sigue en negativo, ha pasado de caer un 2,5% entre enero y marzo a hacerlo en un 0,1% a cierre de junio.

Para el Banco Central Europeo (BCE), los últimos datos publicados permiten pensar que "la recesión global ha tocado fondo". Según afirma en su último boletín, en el que confirma la opinión mostrada por su presidente, Jean Claude Trichet, a principios de julio, los indicadores conocidos desde entonces constatan que "el ritmo de contracción se ralentiza claramente" en los países que comparten la divisa europea.

La razón, añade, está en "las significativas políticas de estímulo" puestas en marcha por los diferentes Gobiernos, aunque sobre este apartado lanza un mensaje de atención para que empiecen a pensar ya en cómo retirarlas con el objetivo de que sus respectivos déficits públicos regresen a los niveles oficiales -por debajo del 3% del PIB-.

Concretamente, tal y como ha publicado hoy Eurostat, el PIB de la eurozona ha moderado su caída intertrimestral desde el 2,5% que registró entre enero y marzo hasta apenas una décima entre abril y junio gracias a la mejora de Alemania y Francia, aunque otros estados miembros como Grecia, Eslovaquia y Portugal (0,3%) también han obtenido tasas positivas. Frente al nivel de hace un año, la economía de los Dieciséis suaviza su contracción tres décimas hasta el 4,6%.

Deterioro del empleo

No obstante, el BCE advierte de que el grado de incertidumbre sobre el futuro sigue siendo alto y que "la actividad económica será débil en lo que queda de año", por lo que no espera tasas de crecimiento positivas hasta el próximo 2010 tras una fase de estabilización. Además, destaca en su editorial que los "efectos adversos" del deterioro económico seguirán recortando el empleo durante los próximos meses.

Según los datos publicados hoy por la Oficina Federal de Estadística, el PIB alemán experimentó en el segundo trimestre un incremento del 0,3% en comparación con el primer cuarto del año gracias al impulso del consumo interno y las inversiones públicas. También el comercio exterior contribuyó a este repunte, ya que las menores compras en el exterior consiguieron compensar la caída en las importaciones.

Previsiones para final de año

Sin embargo, la intensidad de la contracción a lo largo del pasado ejercicio ha sido tal que sigue presionando a la baja el dato interanual, que refleja un retroceso del 7,1% en relación con el mismo periodo de 2008, siete décimas más que en el trimestre anterior. Para final de año, el Gobierno espera una caída del 6%. Por este motivo y dado que el camino que resta hasta alcanzar el nivel del año pasado "todavía es largo", el ministro de Finanzas, Theodor zu Guttenberg, ha alertado de que "no hay motivo para la euforia".

Desde París, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, ha explicado el repentino repunte del PIB del 0,3% en el segundo trimestre por el mayor consumo de las familias, que subió otro 0,3%, y la mejora de las exportaciones, sobre todo de automóviles, que superaron a las exportaciones y permitieron una aportación positiva del 0,9% de la balanza exterior al PIB. Frente al mismo periodo de 2008, mantiene una tasa negativa del 2,4%.

Efecto positivo para las importaciones españolas

Frente a la mejora de estos países, las previsiones para España son poco optimistas. Mañana, el Instituto Nacional de Estadística difundirá su primer cálculo sobre la evolución del PIB entre abril y junio, pero según el Banco de España la actividad continuó bajando, aunque un punto menos que en el trimestre previo con una contracción del 0,9%. Con respecto al mismo periodo de 2008, retrocedió un 4%.

Para el Gobierno, que confía en que la desaceleración de la recesión también se traslade a la economía española, el inicio de la recuperación en Alemania y Francia es positivo -por que colabora a impulsar al sector exterior-. "Nos ayudará a crecer en la misma dirección que los demás", ha afirmado el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que ha defendido que España no se va a quedar atrás en la recuperación.

Otros países europeos que como España necesitan ir a clases de repaso aunque también están moderando el calado de la crisis son Italia, cuyo PIB cayó un 0,5% entre abril y junio tras ceder un 2,7% en el primer trimestre, y Reino Unido, que no es miembro de la eurozona. Según informó ayer el Banco de Inglaterra, la contracción ha pasado del 2,4% al 0,87%. En cualquier caso, el farolillo de cola está ocupado por los tres países bálticos y especialmente Lituania, donde la actividad cayó en términos interanuales el 22,6%.

Tirón de orejas a los bancos para que den más créditos

El BCE ha dado hoy un nuevo tirón de orejas al sector financiero y ha reclamado a los bancos comerciales de la zona del euro que tomen las medidas necesarias para fortalecer más sus bases de capital y que se aprovechen de las medidas gubernamentales de apoyo, especialmente las que tienen que ver con la recapitalización, para reactivar los créditos.

Según su último boletín de agosto, la financiación al sector privado permaneció contenida en junio, aunque con diferencias en los sectores. Así, frente a la caída de los créditos a corto plazo a las empresas en junio, el flujo de préstamos a los hogares fue algo más positivo que en el mes anterior.

Más información