Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca ya no quiere más viviendas

Para las entidades de crédito, los pisos son un quebradero de cabeza en su gestión del día a día

Las entidades financieras ya tienen bastante con su propia crisis. La recomposición de sus carteras, la morosidad y el reordenamiento del sector van a marcar las pautas de 2009 y 2010, y los bancos están informando de forma privada a las inmobiliarias de que no están dispuestos a asumir más carteras de inmuebles en pago de deuda, lo que significa vender como sea con descuentos reales.

Y es que las entidades financieras prevén en los próximos meses un incremento de las suspensiones de pagos procedentes de otros sectores empresariales, que se traducirá en un crecimiento de impagados. El aumento del paro se va a sentir con más virulencia en los créditos dudosos, lo que repercutirá a su vez en la tasa de morosidad y en la solvencia, algo que la banca española teme por su repercusión internacional.

El presidente de los promotores propone sin éxito que el Gobierno compre paquetes del 'stock' de casas en venta

Los expertos del sector prevén que la morosidad siga aumentando durante 2009, hasta llegar al 9%

El FMI declaró hace unos días que los bancos españoles necesitarían captar 3.200 millones de euros adicionales para fondos propios, y así sortear la crisis. El diagnóstico se hizo tras realizar un test de estrés a las 53 principales entidades financieras (ocho bancos, cuarenta cajas de ahorro y cinco cooperativas). Los cálculos se apoyaban en el análisis de los préstamos de dudoso cobro de los bancos y cajas y en cómo pueden verse afectados estos créditos -hipotecas, créditos a los promotores y otros préstamos- si se cumplen determinadas hipótesis como una caída nominal de los precios de la vivienda del 16% a finales de 2009, tasa de paro del 15%, inflación ligeramente por debajo del 2% y mismo volumen de deuda del sector privado en relación al PIB.

Sobre Europa, sin contar la banca británica, el FMI asegura que las entidades necesitan entre 375.000 y 725.000 millones de euros de capital adicional "no sólo para compensar pérdidas, sino para lograr el índice más estricto de apalancamiento y el mayor nivel de capitalización que exigen en este momento los mercados en vista de la incertidumbre que rodea las valoraciones de activos y la calidad del capital".

En España, la morosidad de los créditos concedidos a empresas y particulares alcanzó el 4,12% en febrero, su nivel máximo desde enero de 1997. El volumen total de créditos dudosos de cobro del sistema asciende a 77.653 millones de euros en febrero, lo que significa que se ha multiplicado por cuatro en apenas un año, tras pasar del 1,05% (20.116 millones de euros) al citado 4,12%, y eso que no recoge la morosidad de los establecimientos financieros de crédito (ECF), con tasa de impagos muy elevada.

En este contexto, las entidades no creen que se pueda asumir más cartera de activos inmobiliarios para su venta, puesto que, aunque en menor medida que si estuviera en balance como deuda, no deja de suponer un quebradero de cabeza para la gestión del día a día. Los expertos del sector prevén que la morosidad continúe aumentando en 2009, un año en el que podría llegar hasta el 9%.

Las advertencias no son oficiales, pero coinciden en el tiempo, y no es casualidad, con una reactivación de las campañas de comercialización con descuento por parte de diversas empresas, y con el mensaje insistente del sector de que los descuentos en las ventas ya superan el 20%. A esto hay que sumar la sorprendente petición por parte de la patronal hacia el Ejecutivo. Su presidente, José Manuel Galindo, ha propuesto sin éxito la compra por parte del Gobierno de paquetes procedentes del stock de casas en venta, a las que el Estado daría "un uso social", vía alquiler, y subvencionadas, con el fin de hacerlo atractivo a la banca.

Comercialización especializada

Algunas empresas han intensificado su labor de comercialización, incluso con la búsqueda de nichos específicos. El grupo Ternum prevé lanzar una oferta de viviendas para separados y divorciados con descuentos de hasta el 40% y pago aplazado, denominada "Separadosincasa". Osuna va a ofrecer descuentos a todos los miembros de la comunidad universitaria de la Universidad de Jaén en el alquiler de apartamentos de su propiedad.

Metrovacesa ha puesto en marcha una iniciativa comercial por la que ofrece descuentos desde el 15% y hasta el 55% en un total de 270 viviendas ubicadas en Alicante, Almería, Barcelona, Cádiz, Castellón, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla, Valencia y Valladolid, siempre que la compra se cierre antes del 30 de abril.

El primer Rastrillo Inmobiliario Roan, que se celebró los pasados 23 y 26 de abril, ofreció más de 500 viviendas en la capital y en la costa mediterránea con descuentos de hasta el 50%, en parte procedentes de activos adjudicados. Atendió 5700 peticiones de información y cerró 184 ventas que podrían llegar 300, según el Grupo.

En paralelo, Galindo se ha mostrado partidario de alcanzar acuerdos entre los promotores y las entidades similares al firmado con el Santander, por el que el banco se ha comprometido a apoyar con créditos las ventas de los promotores y éstos a rebajar el precio. El presidente de la Apce indicó que la patronal negocia con algunas entidades acuerdos parecidos, aunque no desveló de qué bancos y cajas se trata.

El 'stock' no deja de crecer

El stock o excedente de pisos sin vender en manos de promotores sigue creciendo; los empresarios calculan que tendrán cerca de 800.000 viviendas sin colocar en el mercado. Carlos Ferrer-Bonsoms, director de suelo y residencial de la consultora Jones LangLasalle, fue más allá al cuantificar en cerca de un millón el stock en venta. El directivo, que presentó esta semana el informe de inversión anual de la consultora, estimó que cerca de un 10% del producto existente de costa es "invendible", por ser proyectos de ubicación discutible o a precios disparatados. Además, y según sus cálculos, entre un 5% y un 7% más del stock disponible es de difícil venta. Unos argumentos que coinciden con la opinión expresada por la ministra de Vivienda hace unas semanas, en las que aseguraba que no todo el stock de casas promovidas hasta la fecha tiene encaje en el mercado, aunque hubiera demanda.

El presidente de la patronal Apce, José Manuel Galindo, insistió en que un elevado stock de vivienda "es injusto" desde el punto de vista social, porque a pesar de la demanda son inmuebles inutilizados; y desde el punto de vista económico, dado que el coste de la deuda de estas viviendas paralizadas ascenderá a casi 4.600 millones de euros en 2009, según sus datos. Además, la caída en la construcción de nuevas casas en 2008 y 2009 supondrá la destrucción de casi un millón de puestos.

Ante esta situación, el presidente de Apce planteó semanas atrás la posibilidad de que el Estado lance una oferta pública para comprar estas viviendas y dedicarlas a políticas sociales. El propio Galindo subrayó que esta propuesta "no ha encontrado receptividad en el Ministerio", un hecho que fue ratificado el mismo día de la presentación. La directora general de Arquitectura y Política de Vivienda, Anunciación Romero, aseguró que "no se ha planteado en ningún momento la compra del stock existente".

Más información