Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La amenaza de una huelga general planea en el Primero de Mayo

CC OO e IU anuncian movilizaciones si no se respeta el diálogo social. -UGT prevé "un enfrentamiento indeseable" si se aprueban las propuestas de la CEOE en un Día del Trabajo marcado por la crisis

Las proclamas contra el recorte de los derechos laborales y la protección social de los trabajadores están siendo las consignas más oídas en los diferentes actos convocados con motivo del Primero de Mayo, una jornada marcada en esta ocasión por la grave recesión que azota a España, con más de cuatro millones de parados y la mayor caída del PIB en 50 años. Bajo el lema: Frente a la crisis: empleo, inversión pública y protección social, miles de personas han salido a las calles de las principales ciudades del país en mayor número que en ediciones anteriores ante la creciente preocupación por el fuerte deterioro del mercado laboral, según sostienen los sindicatos. Además, tanto Comisiones Obreras (CC OO) como Izquierda Unida (IU) han amenazado con la convocatoria de una huelga general si el Gobierno se salta el diálogo social y accede a las peticiones de la patronal a favor de flexibilizar el mercado laboral.

El ministro Corbacho asegura que ya no se "atreve a hacer pronósticos" sobre hasta dónde llegará el desempleo

Entre los participantes se han visto a numerosos trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo

En el mismo sentido aunque menos beligerante, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha advertido al Parlamento de que si "sacan las castañas del fuego" a la CEOE y aprueban su propuesta de abaratar el despido, se producirá "un enfrentamiento indeseable" con el movimiento sindical. Según ha criticado, el objetivo de la patronal es "sacar tajada" a la crisis, por lo que si en la Cámara baja abaratan el "despido a la americana se arruinaría el diálogo social" y se atizaría una gran conflictividad social.

Méndez también ha lanzado un recado al Gobierno y al sector financiero al señalar que los bancos, "a pesar de sus beneficios, no han tenido una contribución" para superar la recesión. En su opinión, "no hay concordancia entre el esfuerzo que se ha hecho con dinero público" para ayudarlos con lo que ellos han aportado al resto de la sociedad. De este lado, ha rechazado que no se amenace a los jóvenes con el "infierno perpetuo de la precariedad laboral" y "asustando a nuestros mayores" asegurando que las pensiones están en peligro. "Y si lo hacen, que no digan que están luchando contra la crisis, porque en realidad la están agravando", ha destacado antes de aprovechar el acto para instar a votar en las próximas elecciones europeas. "Europa no es la crisis, es la solución", ha concluido.

Junto a él sobre el escenario en el que se ha leído el manifiesto que ha puesto fin a la principal manifestación convocada en Madrid, su homólogo al frente de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado que no descarta la convocatoria de una huelga general si "a alguien se le ocurre ir por un camino diferente" al del diálogo social. Además, ha criticado la actitud "desleal de la gran organización empresarial" antes de advertir de que "los trabajadores no pueden ser la infantería de la derecha económica y política".

"No vamos a permitir que nos lleven a su terreno para defender sus intereses. El camino lo tenemos que marcar los trabajadores", ha añadido Toxo antes de llamar la atención sobre el hecho de que las medidas aprobadas hasta la fecha "son insuficientes" e incapaces de garantizar la protección al más de millón de parados que no cuentan con ninguna prestación. De la misma opinión, el coordinador general de IU, Cayo Lara, ha apuntado que su partido es "partidario de un paro masivo de un día si no cambia la política económica" del Gobierno actual que, en su opinión, "tiene que legislar por la izquierda con medidas sociales".

Llamamiento a Zapatero

Por este motivo, los líderes sindicales han instado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a aprovechar el próximo debate del estado de la nación para enviar un mensaje "muy claro de que no va a entrar en el camino del recorte de los derechos, sino que se va a comprometer con los trabajadores en paro", según ha concretado Méndez. Toxo, de su lado, le ha instado a anunciar un "compromiso serio y sólido y un impulso a la concertación".

De hecho, entre los asistentes a los más de 200 actos convocados en toda España, en los que también se conmemoraba el 120 aniversario de la jornada por el trabajo, se podían encontrar a grupos de trabajadores afectados por los Expedientes de Regulación de Empleo aprobados en los últimos meses, como un grupo de empleados de Peugeot en Madrid, que han denunciado que la empresa ha recuperado carga de trabajo pero ellos siguen en la calle. También se han dado cita en la calle numerosos trabajadores de Iveco, para quien Toxo ha tenido una referencia especial en el acto de clausura de la marcha, alusión que ha extendido al personal de los medios de comunicación y a los investigadores.

Desde el Gobierno, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha asegurado tras su participación en un acto en Barcelona que "cualquier propuesta de reforma del mercado laboral tiene que pasar por la mesa diálogo social", según informa Lluís Pellicer.

En Madrid, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha destacado también el papel del diálogo social y, tras negar que el Ejecutivo vaya a recortar los derechos laborales o abaratar los despidos, ha instado a un gran acuerdo económico y social de las fuerzas políticas, los empresarios y los sindicatos.

El PSOE se compromete a reforzar las prestaciones

El PSOE, a través del tradicional manifiesto de los partidos en esta jornada, se compromete a aumentar el salario mínimo y las pensiones mínimas y a reforzar la cobertura de desempleo para los trabajadores en situación de mayor necesidad. La "preocupación" por el aumento del paro es el argumento central del texto, en el que se explica a los trabajadores que los socialistas están movilizando todas sus energías "para conseguir que aquellos que han perdido su empleo lo recuperen en el menor tiempo posible". Además, reclaman el apoyo de los gobiernos autonómicos y exigen a la oposición política "altura de miras y corresponsabilidad en la gestión de la crisis económica".

Por su parte, el PP ha hecho un llamamiento a todas las fuerzas políticas y sociales "para consensuar el cambio que propicie la vuelta al crecimiento económico, la inversión y la creación de empleo". En un manifiesto, el primer grupo de la oposición considera que la sociedad española está exigiendo este consenso en unos momentos en los que el desempleo "azota con más fuerza que nunca".

También desde la oposición, Izquierda Unida ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que participen en los actos de la jornada, así como para que voten el próximo 7 de junio en las Elecciones Europeas, con el objetivo de salir de la crisis. Según indica en su manifiesto, "las elecciones europeas son muy importantes para la salida de la crisis" ya que el problema de "más y mejor trabajo se resuelve en Europa". IU critica en este sentido que las del Gobierno "son ineficaces", porque "el paro sigue aumentando y la destrucción de empleo". Por ello, consideran que "solo mediante la movilización, incluida la huelga general", será posible "el giro necesario en la política del Gobierno para lograr una salida de la crisis favorable a los trabajadores".

Las reivindicaciones toman el centro de Madrid

En las calles de la capital, el buen tiempo ha favorecido la asistencia de público a la principal manifestación convocada por CC OO y UGT. La marcha ha arrancado con media hora de retraso, a las 12.30, desde la plaza de Cánovas del Castillo (Neptuno) bajo el lema Frente a la crisis: empleo, inversión pública y protección social. Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, han encabezado la manifestación, junto a otros líderes sindicales y representantes políticos, como Juan Fernando López Aguilar, José Antonio Alonso y la propia Leire Pajín.

A quién no se ha visto en los eventos ha sido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Y eso a pesar de que este miércoles manifestó durante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa su intención de participar en la manifestación, e incluso ponerse en la cabecera. "Me siento muy cerca de quienes van a manifestarse en las calles el 1 de mayo", afirmó entonces.

Aumenta la participación de los inmigrantes en Barcelona

"Plantemos cara a la crisis. Trabajo estable y protección social" es el lema de la pancarta que ha encabezado la manifestación que ha partido a las 11.30 desde la plaza de Urquinaona de Barcelona. Al frente de la misma, se han situado los secretarios generales de las dos principales organizaciones convocantes, Josep María Alvarez desde UGT y Joan Carles Gallego, de CC OO. La marcha, a la que también han acudido los representantes de los tres partidos de izquierdas catalanes (PSC, ERC e ICV-EUiA), ha transcurrido en un ambiente de tranquilidad y con un gran número de participantes inmigrantes, aunque no se han visto excesivas pancartas, informa Lluís Pellicer.

"Menos trajes y más empleo" en la Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana, los sindicatos mayoritarios han reivindicado un pacto para salir de una crisis que proviene del modelo productivo y que, han destacado, en el caso valenciano es paradigmática. En un ambiente animado y con mucha presencia de inmigrantes, unos 20.000 manifestantes (la mitad, según la Policía Nacional), han desafiado a la lluvia en Valencia para criticar las consecuencias de ese modelo productivo basado en la construcción y la especulación, según informa Miquel Alberola.

Los secretarios generales de las organizaciones sindicales, Francisco Molina (CC OO), y Conrado Hernández (UGT), han exigido al Gobierno valenciano el cumplimiento del Pacto Valenciano por el Crecimiento y el Empleo, así como la reunión de la comisión negociadora, que no se produce desde hace meses. En Alicante, donde no faltaron gritos de "Menos trajes, más empleo", los sindicatos reunieron a otros 15.000 manifestantes (10.000, según la Policía Local).

Sevilla se manifiesta contra la "sangría" del paro

Varios cientos de personas, un millar según la Policía y unas 2.000 según los convocantes, se han manifestado en Sevilla para frenar la actual "sangría" de paro y más protección social, informa Efe. La manifestación, convocada por CC OO pues UGT ha optado por celebrar una asamblea propia en su sede aunque ambos sindicatos "continúan con la unidad de acción", según sus responsables, ha recorrido el centro histórico de la ciudad, desde la Plaza de la Encarnación hasta la del Duque.

A la pancarta de cabecera, le han precedido otras de colectivos y trabajadores de empresas con problemas como los de la fábrica La Cartuja de Sevilla y de la construcción, que han pedido la jubilación a los 60 años en el sector, o los mineros de Boliden. Además de hacer sonar pitos y tambores, y de portar banderas de CC OO y republicanas, los manifestantes han coreado consignas como "Viva la lucha de la clase obrera", "Trabajo sí, paro no" o "Así, ni un paso atrás, contra los despidos huelga general".

La huelga general y la crisis centran los mensajes en País Vasco

Miles de trabajadores se han manifestado en Bilbao con motivo del Primero de Mayo en respuesta a una convocatoria unitaria de ELA y conjunta de CC OO Y UGT, mientras que LAB ha celebrado este día con un acto único en San Sebastián. La huelga general convocada por ELA para el próximo 21 de mayo así como las graves consecuencias de la crisis económica para los trabajadores y las críticas contra la patronal han centrado los mensajes lanzados por los principales sindicatos vascos, informa EFE.

Los secretarios generales de ELA, CC OO-Euskadi, UGT-Euskadi y LAB también se han referido al diálogo social anunciado por el próximo lehendakari, el socialista Patxi López, y mientras CC OO y UGT han reiterado su disposición a participar en dicho foro, ELA y LAB han insistido en sus críticas.

Los peores datos del paro en 50 años

El panorama laboral español es, según los datos publicados en los últimos días, más oscuro que en el resto de Europa. En febrero, la mitad de los nuevos parados registrados en la Unión Europea en el último año residían en España y los datos de marzo elevan esa proporción a dos de cada tres, hecho que se refleja, sobre todo, en el fuerte descenso del gasto de los hogares españoles.

En el primer trimestre de 2009, el consumo y la inversión han superado las peores cifras de la recesión de 1993, la última sufrida por la economía española. Además, el retroceso del PIB, que sólo entre enero y marzo se precipitó un 1,8%, supone el peor dato desde los meses posteriores al plan de estabilización franquista de 1959.

Polémica por las pensiones

Pero el consumo no ha sido el único afectado por el drástico aumento del desempleo, también peligra el sistema de pensiones. El gobernador del Banco de Espala, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtió hace unos días de que la crisis está afectando de lleno a las cuentas de la Seguridad Social. Según Ordóñez, se está produciendo un "rápido deterioro" en el superávit, conseguido gracias a los 11 años consecutivos de excedentes, y recomendó la adopción de medidas como retrasar la edad legal de jubilación y desincentivar las prejubilaciones.

Sin embargo, estas declaraciones del gorbernador sobre el deterioro del superávit fueron rápidamente contestadas por el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que reprochó a Ordóñez la inseguridad e intranquilidad que podían traer sus palabras a los más de ocho millones de pensionistas españoles y aseguró que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social asciende a 57.000 millones de euros, la cifra más alta de su historia.

El despido, más barato

Otro de los frentes abiertos este 1º de Mayo es el del coste del despido. Mientras la patronal CEOE ha expresado en repetidas ocasiones que desea el abaratamiento del despido, la rebaja de las cuotas sociales y la de impuestos, además de que los despidos colectivos (ERE), no precisen el visto bueno de las autoridades.

Tanto el Gobierno socialista como los sindicatos han rechazado dicha posibilidad. El propio presidente ha asegurado que no se abaratará el despido, mientras los sindicatos han subrayado que la intensidad con la que se destruye el empleo delata que el coste de los despidos no es elevado.

Más información