Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica y Vodafone cierran el acuerdo para compartir sus redes de móviles en España

El pacto reduce los costes de las infraestructuras y mejorará la cobertura de la banda ancha móvil

Las operadoras de telecomunicaciones Telefónica y Vodafone compartirán sus redes de móviles en España, Alemania, Irlanda y Reino Unido en virtud del acuerdo firmado hoy entre ambas compañías, que, además, mantienen negociaciones en República Checa. En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Telefónica y Vodafone añadieron que estudiarán conjuntamente oportunidades de cooperación en otras áreas como la provisión de servicios de transmisión.

El presidente de Telefónica de España, Guillermo Ansaldo, no quiso confirmar este extremo durante la presentación de los planes estratégicos del operador la semana pasada. EL PAÍS publicó el día 13 de marzo que Telefóncia pretendía extender a España el acuerdo al que ha llegado con Vodafone en Reino Unido para compartir redes y antenas.

La iniciativa, además, cuenta con el visto bueno preliminar de la Comisión Europea, que hoy ha afirmado que la legislación europea sobre telecomunicaciones prevé este tipo de acuerdos, siempre y cuando esos pactos respeten las normas de competencia de la UE. El portavoz comunitario de Sociedad de la Información, Martin Selmayr, ha señalado que, a falta de conocer los detalles del acuerdo, la posibilidad de que las empresas compartan su infraestructura está contemplada en la normativa europea, mientras no se vulneren las reglas de competencia. En concreto, se ha referido a la posibilidad de que los reguladores nacionales apoyen el hecho de compartir instalaciones, mientras tengan en cuenta las normas del mercado interior.

Por su parte, el portavoz de Competencia, Jonathan Todd, ha señalado que las compañías no han comunicado el acuerdo a la Comisión y que, por el momento, desconoce el "formato legal" que adquirirá esa cooperación. En el caso de que se tratase de la creación de una empresa conjunta, correspondería a las compañías evaluar si deben notificar la operación en el marco de la legislación comunitaria de fusiones, ha apuntado.

El programa permitirá la mejora de las coberturas a largo plazo, particularmente en lo que se refiere a servicios como la banda ancha móvil, añade en comunicado, en el que se señala que al reducir los costes de las redes, podrán continuar invirtiendo en el desarrollo de productos y servicios. Vodafone y Telefónica, que continuarán gestionando el tráfico independientemente, construirán conjuntamente nuevos emplazamientos "allí donde se tenga la oportunidad", al tiempo que consolidarán los sitios 2G y 3G ya existentes que albergarán en un único espacio los equipos de ambas firmas.

Aminorar el impacto medioambiental de las redes al disminuir el número de emplazamientos requeridos por cada compañía y reducir costes operativos de red, son otros de los objetivos de Telefónica y Vodafone. En este sentido y por lo que respecta a España, las operadoras extenderán el acuerdo firmado en 2007, que incluye el uso conjunto de electricidad, equipos y mástiles y que hasta ahora ha propiciado que compartan 2.200 emplazamientos.

En Alemania, Telefónica y Vodafone compartirán los emplazamientos de tecnología 2G y 3G existentes y los mástiles que usen conjuntamente podrán ser utilizados para la transmisión de microondas. En Irlanda, abrirán todos los emplazamientos de red para su uso compartido y las nuevas construcciones se harán conjuntamente donde coincidan los planes de desarrollo, mientras que en Reino Unido la cooperación se centrará "en la construcción conjunta de nuevos emplazamientos y la consolidación de los ya existentes tanto 2G como 3G".

El presidente de Telefónica Europa, Matthew Key, ha asegurado que, pese a este acuerdo entre "líderes del sector", Telefónica y Vodafone "seguirán compitiendo intensamente en todos sus mercados" y ofrecerán una mayor y mejor cobertura "pero con menos emplazamientos de antenas". "Seguimos analizando otras áreas de cooperación y, al reducir nuestros costes allí donde los clientes no lo notan podemos así invertir en otras áreas más valoradas por ellos", ha apuntado Key.

Por su parte, el presidente de Vodafone Europa, Michel Combes, ha explicado que el acuerdo representa un ejemplo más del compromiso de su compañía de "proporcionar los mejores niveles de calidad de servicio" al mismo tiempo que se generan "mayores eficiencias para el negocio". "Este paso nos permite enfocar nuestros recursos en el desarrollo de servicios más innovadores y líderes en el mercado, al tiempo que cumplimos con nuestro compromiso de reducir el impacto medioambiental producido por el despliegue de nuestras redes", ha afirmado Combe.