Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desplome en febrero de las exportaciones recrudece la crisis en China

La tercera potencial mundial ve caer el principal motor de su economía un 27%

El Gobierno chino ha anunciado hoy un fuerte desplome de sus exportaciones en febrero, del 25,7%, cifra que supera las previsiones más pesimistas y que unida a la bajada del IPC de ese mes (de un 1,6%) muestran un agravamiento de la crisis que atraviesa la tercera economía mundial, que ha visto como han cerrado miles de empresas dedicadas al sector exterior en los últimos meses por la caída de la demanda extranjera y han arrojado al paro a millones de trabajadores.

Según los datos publicados hoy por la agencia oficial de noticias Xinhua, China ha reducido en febrero su superávit comercial a menos de una séptima parte en comparación con el dato registrado un mes antes. Las cifras muestran que las exportaciones cayeron en este periodo un 25,7% interanual, hasta los 64.900 millones de dólares (millones de euros), mientras que las importaciones lo hicieron en un 24,1%, hasta los 60.540 millones de dólares (millones de euros). El comercio exterior totalizó así los 124.950 millones de dólares (millones de euros) en febrero, un 24,9% menos que un año antes.

Concretamente, de acuerdo con la Administración General de Aduanas, el superávit de enero fue de 4.840 millones de dólares (millones de euros), frente a los 39.100 millones de dólares (millones de euros) de enero y al récord de 40.100 millones de dólares (millones de euros) registrado en noviembre pasado.

Por sectores, las exportaciones de artículos textiles cayeron un 11%, hasta los 14.620 millones de dólares, mientras que las de juguetes descendieron un 17,1%, hasta los 850 millones de dólares. La caída fue aún más pronunciada en el caso de los cereales o los fertilizantes, cuyas exportaciones se desplomaron un 46,7% y un 55% respectivamente, aunque los datos se han visto influidos, por las medidas tomadas por Pekín para garantizar la demanda interna, tras la grave sequía que está sufriendo buena parte del país.

Aunque ya los economistas habían pronosticado una fuerte caída de las importaciones, como consecuencia de la situación financiera mundial, los datos globales son mucho más negativos de lo que se esperaba. En este punto, Xinhua cita a la economista jefe de Galaxy Securities, que señala que, aunque era de esperar que las exportaciones cayeran y China estaba "psicológicamente preparada" para ello, el drástico descenso del comercio exterior ha resultado un golpe, y muestra que el Gobierno tendrá que encontrar otras vías para estimular su economía. "El desplome del superávit comercial nos muestra que no podemos poner demasiadas esperanzas en el comercio para alcanzar el objetivo de crecimiento del 8% de este año", explica.

En el último trimestre de 2008 China creció un 6,8%. En su informe sobre el Estado de la nación de la semana pasada el primer ministro chino, Wen Jiabao, declaró que, aunque el país cuenta con un completo paquete de medidas para relanzar la economía china al margen de la situación internacional, las exportaciones serán estimuladas con diversas medidas para alcanzar su papel esencial en el objetivo de crecer a un ritmo del 8%, la tasa mínima necesario según los expertos para extender el empleo urbano y rural, incrementar los ingresos de la gente y asegurar la estabilidad social.

En cuanto al mercado laboral, el paro urbano registrado fue del 4,2% al final de 2008. Pero el desempleo real es muy superior, ya que este valor no incluye los residentes urbanos que no tienen trabajo y no se han inscrito en las oficinas de empleo. Tampoco considera los emigrantes rurales que trabajan en las ciudades y se han quedado en la calle, ni los desempleados en el campo.