Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto un supuesto fraude masivo de 8.000 millones de dólares en EE UU

Las autoridades reguladoras de EE UU acusan a Robert Allen Stanford, asociados y empresas de una trama "que ha extendido sus tentáculos por todo el mundo".- El banco tiene clientes en 131 países

Las autoridades reguladoras de EE UU acusan al inversor texano sir Robert Allen Stanford de haber llevado a cabo un "fraude masivo" por valor de 8.000 millones de dólares (6.362 millones de euros) a través de la venta de "certificados de depósito" del Stanford International Bank Ltd., con sede en Antigua, con los que prometía "unas altas tasas de interés, improbables e infundadas".

Se trata, según la Securities Exchange Commision (SEC, el equivalente a la CNMV en EE UU) de un "fraudulento esquema de inversión multimillonaria". La agencia, que investiga a Stanford desde verano, ha pedido al juez Reed O'Connor que congele los activos del Financial Group Texas, propiedad del millonario acusado.

"Estamos ante un supuesto fraude de magnitudes impresionantes que ha extendido sus tentáculos por todo el mundo", ha asegurado Rose Romero, directora del la oficina de la SEC en Fort Worth.

"Como hemos alegado en nuestra denuncia, Stanford y su círculo íntimo de familia y amigos con quien llevaba sus negocios perpetraron un fraude masivo basado en falsas promesas y fabricaron datos históricos sobre las devoluciones para cazar a sus inversores", asegura Linda Chatman Thomsen, directora de la división de investigaciones de la SEC.

Pasadas las 10.00 hora local, cerca de 40 oficiales de policía y otros miembros de las fuerzas de seguridad han entrado de manera simultánea en las oficinas de Stanford Group's en Houston, según informa The New York Times. Ya en enero, el regulador visitó seis oficinas del Stanford Group y recopiló información de ordenadores y ficheros que ahora han servido para la investigación, según informa la agencia Bloomberg, que cita a trabajadores de esas sedes.

El recuerdo de Madoff

La acusación del regulador estadounidense se dirige contra las firmas financieras Stanford International Bank (SIB), la firma de inversión Stanford Group Company (SGC) y la entidad asesora de inversiones Stanford Capital Management. Asimismo, la SEC también dirige sus acusaciones contra el director financiero de SIB, James Davis, así como contra Laura Pendergest-Holt, responsable de inversiones de Stanford Financial Group (SFG). El banco de Stanford asegura tener 8.500 millones de dólares en depósitos y 30.000 clientes en 131 países.

La SEC fue muy criticada a raíz del estallido del caso de Bernard Madoff, el inversor neoyorquino acusado de estafar 50.000 millones a sus clientes a través de un esquema 'Ponzi'. Las autoridades reguladoras fueron acusadas de actuar tarde y mal e incluso un testigo esencial para el caso, Harry Markopolos, acusó a los reguladores de "analfabetos financieros". Paradójicamente, cuando saltó la noticia, el banco de Stanford calmó a sus inversores asegurando que no tenían ninguna relación "directa o indirecta" con la estafa.