Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia entrará en recesión "en cualquier momento"

La ministra Legarde anuncia que el paro aumentó en 45.000 personas en diciembre y advierte de un frenazo "brutal" de la producción

La ministra de Economía y Empleo, Christine Lagarde, ha declarado hoy que Francia entrará en recesión "en cualquier momento" y que lo importante ahora es buscar la mejor alternativa para superar esta situación. Tras adelantar que el paro sigue desbocado tras aumentar en unas 45.000 personas en diciembre, la directora de la política económica de El Elíseo ha confirmado que el resultado económico de los últimos tres meses de 2008 no va a ser positivo porque, entre otras razones, la producción se frenó de una manera "brutal"; y el de los primeros de este año "tampoco será bueno".

"Estaremos en recesión en cualquier momento aunque la verdadera cuestión es saber cómo salir", ha añadido Lagarde. Para estar en recesión tiene que haber un crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivo. Así, tras admitir que las cifras sobre 2008 "no serán buenas", ha vaticinado que para 2009 no serán mucho más halagüeñas. Estaría "muy sorprendida", ha admitido, de que Francia tuviese este año un crecimiento positivo.

Sobre el paro, en noviembre los datos fueron aún peores ya que el desempleo aumentó ese mes en 64.000 personas, lo que elevó a más de 2 millones el número de franceses que buscaban empleo. Además, el resultado de diciembre se conoce el mismo día en que los representantes de los principales sindicatos franceses tienen previsto reunirse para valorar las posibles medidas a adoptar tras la huelga general del pasado jueves a favor del empleo y en contra de la política económica del Gobierno de Nicolas Sarkozy.

A la espera de su comparecencia, el primer ministro, François Fillon, tiene previsto anunciar hoy en Lyon (sur), en un consejo de ministros "descentralizado", una lista de 1.000 proyectos destinados a relanzar la economía y crear empleo. Entre esas iniciativas, que se enmarcan dentro del plan francés contra la crisis, la prensa ha adelantado que algunas afectan a la enseñanza superior, al transporte ferroviario y a las viviendas sociales, y que prevén interveciones en el patrimonio, como restauraciones en la catedral de Notre Dame de París o la creación del Museo de Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo en Marsella (sur).