Sebastián recuerda al Kremlin que no puede participar en empresas privadas si quiere apoyar a Lukoil

El ministro propone a las eléctricas que asuman un tercio del déficit tarifario y paguen 5.600 millones

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha advertido hoy al Gobierno ruso de que "ningún gobierno puede participar en las compañías privadas" y ha limitado el anuncio que realizó ayer el ministro de energía de que el Kremlin ayudará a Lukoil de cara a una eventual entrada en el accionariado de Repsol a un "respaldo político".

Durante un foro empresarial hispano-indio que se celebra estos días en Nueva Delhi, Sebastián ha añadido que, en cualquier caso y sea cual sea el apoyo del Gobierno ruso a Lukoil, el Ejecutivo español "quiere creer que se mantendrán los intereses de España", al tiempo que ha asegurado que se "vigilará la competencia y la seguridad en el suministro".

Más información

De hecho, el ministro se ha mostrado especialmente interesado en destacar la necesidad y el "deseo" de que Repsol YPF mantenga la "españolidad", que "los accionistas de referencia sean españoles y tengan, al menos, la misma importancia que cualquier accionista extranjero". No obstante, no se ha olvidado de la coletilla repetida desde que se conoció el interés de la mayor petrolera rusa en que se trata de una operación empresarial privada cuya decisión corresponde tomar "a los accionistas de Repsol".

En el mismo acto, Sebastián se ha referido a la próxima subida de la luz y ha considerado una "cifra razonable" que las compañías eléctricas asuman un tercio de los 16.500 millones de euros que registra el actual déficit tarifario y paguen 5.600 millones hasta el año 2015. El ministro ha explicado que la propuesta de su departamento remitida a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para aumentar las tarifas eléctricas una media del 3,5%, a partir del uno de enero de 2009, es "de carácter progresivo".

Así, ha especificado que en el tramo de tarifas de los pequeños consumidores, "con renta más baja", la subida supondría un 2,5% más, lo que significaría 1,1 euro más al mes en el pago del recibo de la luz, mientras que en el tramo de grandes empresas y consumidores, el aumento "sería algo superior", hasta alcanzar la media total del 3,5%.

La luz no subirá más de un 3,5% en enero

No obstante, ha descartado cualquier otra subida superior a esta cifra para enero de 2009 y ha considerado "prematuro" avanzar nuevas revisiones al alza en el precio de la luz, a partir del próximo julio, fecha en la que nuevamente se deben revisar las tarifas eléctricas. Sobre el mismo tema, el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, ha afrimado que le parece "razonable" que suba por encima del IPC -que cerró noviembre en el 2,4%- ya que, en su opinión, la inflación no debe ser la referencia fundamental del coste de la luz. "Hay motivos para ello", ha sentenciado.

Actualmente el déficit tarifario se sitúa en 16.500 millones de euros y los cálculos de la CNE es que en 2009 aumente hasta los 22.500 millones. La última propuesta de la CNE para resolver este saldo negativo pasaba por un aumento de las tarifas superior al 30%. Según fuentes de Industria, el organismo deberá pronunciarse sobre la petición del Gobierno, "que no es vinculante", entre diez y quince días. Sea como fuere, si no hay acuerdo con el sector no habrá subida.

Frente a la postura del Gobierno, la asociación de consumidores Facua considera que la propuesta de subida es "desmedida", y reclama al departamento que dirige Sebastián que "deje de diseñar las políticas eléctricas de espaldas a los usuarios". En este sentido, ha criticado que, "por primera vez, el comunicado de prensa no recoge las subidas en porcentajes, sino en valores absolutos". Además, Facua ha recordado que en lo que llevamos de año la luz ha subido una media del 9,1%, lo que considera "excesivo" porque supone "unas cuatro veces el IPC interanual previsto".

Lukoil presume de beneficios

El beneficio neto antes de auditar de Lukoil, presuntamente interesada en entrar en el accionariado de la hispano-argentina Repsol YPF, ha aumentado entre enero y septiembre un 70,9% respecto al mismo periodo del año pasado, hasta los 10.765 millones de dólares (más de 8.200 millones en euros). En su balance destaca el fuerte alza del 60,6% en su EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación, amortización y alquileres) con 16.652 millones de dólares (12.600 millones en euros) y las ventas, que han crecido un 56,3% hasta los 89.265 millones de dólares (67.800 millones en euros).

Según la petrolera, "el aumento del beneficio neto de la petrolera se debe a la coyuntura de precios favorables, al incremento de los volúmenes de refinado y también al control eficaz sobre los gastos". Al mismo tiempo, la compañía destaca que el incremento de los beneficios se ha visto contenido por el fortalecimiento del rublo respecto del dólar, al aumento de las tarifas de transporte y a la carga tributaria. En este apartado, Lukoil ha abonado 31.100 millones de dólares (23.500 millones de euros) durante los nueve primeros meses del año en concepto de impuestos, un 60,4% más que en el mismo periodo de 2007.

Lukoil ha alcanzado en apenas tres años de vida la condición de mayor petrolera privada de Rusia y segunda del mundo en cuanto a las reservas comprobadas de crudo y gas, tras la estadounidense ExxonMobil. La compañía extrae un 2,3% del petróleo mundial principalmente en Siberia occidental, y también en Kazajistán, Egipto, Azerbaiyán, Arabia Saudí, Venezuela, Colombia, Irak y Uzbekistán, entre otros países.

Lo más visto en...

Top 50