Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI empeora su previsión de la economía española para 2009

El organismo internacional advierte de que si no se acometen reformas profundas, habrá elevado desempleo y un ciclo de bajo crecimiento

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha bajado, una vez más, su previsión económica para España. El organismo internacional pronostica que la economía se contraerá "por lo menos el 1% en 2009" a pesar de la bajada del precio del petróleo y el descenso del Euríbor. Sólo hace un mes, en noviembre, el Fondo calculó que esa caída sería del 0,7%. Además, el FMI alerta de que si España no acomete reformas profundas, caerá en un ciclo de bajo crecimiento y de elevado desempleo que aumentará su deuda pública. El FMI habla de un decrecimiento en forma de L, en vez de V, lo que augura un periodo mayor de crisis. El organismo internacional ha difundido hoy una declaración sobre la situación española, tras la visita de un equipo de sus expertos a Madrid.

De esta forma, el FMI revisa su revisión, ya que el cálculo de noviembre era, a su vez, inferior en medio punto a lo anunciado en octubre. En todo caso el batacazo llegará en 2009. El último varapalo que se llevó la economía española fue 1993, en la anterior crisis, cuando se contrajo el 1,3%. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) prevén un alza del Producto Interior Bruto (PIB) del 1% en 2009, una cifra que ayer martes el ministro de Economía, Pedro Solbes, reconoció "desactualizada".

Entre las reformas que echa en falta el FMI están la liberalización del sector servicios y de los transportes, en los que perviven normas que dificultan la competencia. En este sentido, la política más importante "que falta" en los planes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es la reforma del mercado laboral. La entidad pide también que se eliminen la revisión de los sueldos según la inflación, lo que a su juicio provoca alzas de precios, y también los expertos recomiendan que se faciliten los despidos.

Tras las previsiones hechas en noviembre por el FMI, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ya dijo que le parecían "pesimistas" porque no incluían el efecto de las últimas medidas adoptadas por el Ejecutivo, así como la caída del precio del crudo ni la bajada de los tipos.

Panorama negro

Este organismo de la ONU pinta un panorama negro para la economía española. A corto plazo las perspectivas son "sombrías e inciertas", según los expertos del FMI que se han entrevistado en Madrid con las autoridades españoles y han analizado la coyuntura del país. Asimismo, a medio plazo el panorama no será mucho mejor a no ser que se acometan las profundas reformas propuestas.

"Si no se llevan a cabo, España podría verse atrapada en una situación de baja competitividad, bajo crecimiento y alto desempleo", todo ello redundaría en la dificultad para volver a un nivel bajo de deuda pública", añade la nota. Esa deuda pública ya se refleja, según el organismo que dirige Dominique Strauss-Kahn, en la caída del consumo y la renuencia de las empresas a invertir.

Baja productividad

Además, la recuperación de la economía será débil, si no se cambia uno de los problemas estructurales de la economía de España: la baja productividad. También apunta el FMI a que la inflación es superior a la de los países vecinos.

Por último, el FMI también se ocupa del desplomado sector inmobiliario. En su declaración prevé que el ajuste en este ámbito "llevará tiempo". Para ello propone como medidas "esenciales", cambios en las regulaciones que agilicen la resolución de las disputas entre arrendatarios e inquilinos. También se muestra favorable a las ayudas para pagar la hipoteca para los desempleados, como aprobó el Gobierno, pero critica la construcción de viviendas de protección civil porque, en su opinión, aumentan el inventario de casas y obliga a bajar los precios aún más.

Alabanza de la banca

El informe difundido hoy por el FMI dibuja un panorama negro de la economía española. Sólo hay un aspecto claramente positivos: la opinión del sector bancario. El organismo alaba las regulaciones del país y la gestión "conservadora" de los recursos por parte de las instituciones financieras. No obstante, la dependencia de los bancos españoles de la financiación externa "es su talón de Aquiles", alerta el Fondo. Su entorno de negocio seguirá siendo "extremadamente difícil" y es posible que algunas entidades tengan que ser absorbidas por otras.

Más información