Ford y GM piden 21.000 millones de euros al Congreso de EE UU para sortear la crisis

El dinero público que reclaman ambos gigantes, a la espera de la petición de Chrysler, sobrepasa el importe previsto por los demócratas

Washington / Madrid - 02 dic 2008 - 22:56 UTC

El gigante automovilístico General Motors (GM) ha presentado este martes ante el Congreso de Estados Unidos un plan de reestructuración y viabilidad, en el que solicita un préstamo de hasta 12.000 millones de dólares (cerca de 9.500 millones de euros) necesario para mantener su liquidez. El plan de GM prevé una mayor producción de vehículos con menor consumo y más eficientes, una reducción de los salarios y de la compensación de los ejecutivos, una reestructuración de su capital y una mayor consolidación de sus operaciones.

La empresa ha explicado que el plan hará de GM una empresa "más eficiente, más competitiva, que sea más rentable y autosuficiente". Además del "préstamo puente", GM también solicita una línea de crédito de 6.000 millones de dólares para tener suficiente liquidez en caso de que se deterioren las condiciones actuales.

Más información

La empresa quiere recibir la primera partida de 4.000 millones de dólares este mismo mes, y ha dicho que prevé comenzar a pagar el préstamo federal a partir de 2011. El plan de GM incluye, asimismo, una reducción de su plantilla laboral, de sus marcas, y de sus instalaciones para el año 2012.

La solicitud de un total de hasta 18.000 millones de dólares (alrededor de 14.000 millones de euros) incluida en el plan de reestructuración se produjo varias horas después de que Ford pidiera al Congreso hasta 9.000 millones de dólares (7.000 millones de euros) e informara de que espera tener ganancias en 2011.

Pero la verdadera apuesta de Ford, la menos 'tocada' de las tres grandes pero que está en serios problemas que le han llevado a plantearse la venta de Volvo, es la de las energías limpias y las tecnologías verdes: la compañía destinará 11.000 millones a coches eléctricos y a mecanismos de eficiencia de energía en los próximos siete años.

Además, la empresa ha supeditado su propia supervivencia a que lo haga también la competencia (Chrysler y General Motors) y ha defendido el plan de rescate "por el bien de la nación". Hoy se ha sabido que las ventas de Ford en EE UU habían bajado un 30%%.

Los demócratas siguen con dudas

La solicitud de ambas empresas -Chrysler aún debe presentar su propio plan- excede los 25.000 millones de dólares (19.600 millones de euros) que los demócratas han estado debatiendo entre bambalinas para el sector automotriz.

GM presentó el plan poco después de informar de una caída del 41% en las ventas de noviembre, y de subrayar la urgencia que tiene la empresa, junto a Ford y Chrysler, de recibir ayuda del Congreso. Sin embargo, en sendas audiencias el mes pasado, ninguno de los máximos ejecutivos de los Tres Grandes de Detroit logró convencer a los escépticos sobre la urgencia de aprobar un plan de rescate.

La jerarquía demócrata ha reiterado hoy que, antes de desembolsar dinero de los contribuyentes, las tres empresas tienen que justificar el uso del préstamo y cómo piensan utilizarlo para mejorar su competitividad y su viabilidad a largo plazo.

El Congreso prevé celebrar audiencias este jueves y viernes, con la idea de someter a votación un plan de rescate la próxima semana.

Lo más visto en...

Top 50