Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis mundial

El banco público alemán BayernLB recibirá una inyección de 30.000 millones

La entidad es el propietario de algunas de las principales cajas del país

El banco público de Baviera (sur), BayernLB, que fue el primero en acudir al fondo del Gobierno para apoyar al sector financiero a finales de octubre, recibirá una inyección de capital y garantías por valor de más de 30.000 millones de euros (38.400 millones de dólares), que aportarán conjuntamente este Estado federado y el Gobierno central.

El presidente de Baviera, el cristianodemócrata Horst Seehofer, ha informado hoy en Múnich de que el BayernLB recibirá en un primer momento una inyección de capital de 10.000 millones de euros (12.800 millones de dólares). El BayernLB es propiedad de dos de las cajas más grandes del país, las Cajas de Ahorro bávaras y del Estado de Baviera, con un 50%, respectivamente.

Al otro lado del Canal de la Mancha, el Gobierno británico se convertirá en el primer accionista del Royal Bank of Scotland ya que el escaso éxito de la ampliación de capital que la entidad financiera realizó por orden de Downing Street obligará al Tesoro a comprar el 57,9% de las acciones del banco por unos 15.000 millones de libras (casi 18.000 millones en euros al cambio actual).

Según datos conocidos hoy, los inversores sólo han acudido al 0,24% del capital ofertado, equivalente a 55,9 millones de acciones, con lo que el Gobierno de Gordon Brown deberá respaldar el resto del capital, que asciende a 2.280 millones de títulos. Una de las causas del escaso éxito de la operación se ha debido a que el precio de las acciones ofertadas en la ampliación de capital, 65,5 peniques, era superior al valor de los títulos en Bolsa, ya que la fuerte depreciación del banco en Bolsa ha hundido su valor hasta los 55 peniques.

El pasado 4 de noviembre, RBS anunció su intención de ampliar capital en 19.700 millones de libras (25.000 millones de euros). La propuesta de la entidad pasaba por que 15.000 millones de libras se consiguieran mediante la oferta de nuevas acciones ordinarias, si bien la operación estaba asegurada por el Gobierno británico en el que sentido de que, de no adquirir los inversores los títulos, el Ministerio de Hacienda se haría cargo de la participación a partir de fondos procedente de las arcas públicas.

Límite al pago de dividendos

Este movimiento fue acompañado con un paquete de 5.000 millones de libras en acciones preferentes para el Ejecutivo, que también usará dinero público por unos valores que obligarán a la compañía a devolverlos al Gobierno antes de proceder a la distribución de dividendos a los accionistas.

La ampliación de capital y la entrada del Estado en el Royal Bank of Scotland, una de las cuatro entidades más grandes del país, entra en el plan de rescate que Downing Street ha puesto en marcha para mejorar la liquidez y la confianza en el sector.

A excepción del Barclays, el resto de grandes entidades del país -Lloyds TSB y HBOS, en proceso de fusión, y el propio Royal Bank of Scotland- habían solicitado una ayuda urgente de más de 40.000 millones de euros para evitar la quiebra.

Además de los fondos para el RBS, el HBOS, el mayor suministrador de hipotecas del país, pretende que se le conceda una financiación de hasta 10.000 millones de libras (11.900 millones en euros). El Lloyds TSB solicita 7.000 millones de libras esterlinas (unos 8.355 millones de euros) mientras el Barclays, que precisa de 3.000 millones (casi 3.500 millones de euros), ha optado por buscar esta financiación en el mercado.