Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero dice que "es bueno" que Repsol sea española pero recuerda que Lukoil es una empresa privada

El presidente marca diferencias frente al caso de la pública Gazprom y recuerda que el principal accionista de la petrolera rusa es estadounidense

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reaccionado al presunto interés de Lukoil por convertirse en el principal accionista de Repsol YPF asegurando que "el Gobierno entiende que es bueno que tenga bandera española" aunque ha añadido que, al mismo tiempo, debe ser respetuoso con el interés de la compañía y las posibles negociaciones que establezca para integrar a nuevos socios.

Sin embargo, Zapatero ha establecido diferencias con respecto al anuncio que hizo la pasada semana la empresa pública Gazprom, también rusa. "Es una compañía privada y cuyo accionista mayoritario (20%) es la compañía estadounidense líder del sector", ha reseñado el presidente en referencia a ConocoPhilips. En cualquier caso, ha indicado que el Gobierno velará para que la eventual operación dé un "resultado favorable para los intereses estratégicos de España y de una compañía cómo Repsol YPF".

En la misma línea, el titular de Industria, Miguel Sebastián, ha declarado hoy que el Gobierno tiene "un gran respeto por el mercado y los accionistas" aunque debe "defender los intereses de España" y tratará de conseguir que Repsol siga siendo "española". Tras recordar que esta empresa es "estratégica tanto directa como indirectamente, por su importante participación en Gas Natural", ha incidido en que el Ejecutivo tiene "un gran respeto por el mercado y los accionistas como Estado, pero tenemos que defender los intereses de España", por lo que reclama "que los accionistas nos respeten a nosotros".

Sin embargo, estos argumentos no convencen a la oposición. El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, ha denunciado la "pasividad e incluso complacencia del Gobierno" que, en su opinión, es una actitud muy peligrosa ante el desmantelamiento del sector energético español.

Según fuentes consultadas del mercado, Lukoil, la segunda petrolera privada rusa por capitalización bursátil con un valor de 20.000 millones de euros por detrás de Rosneft, pretende adquirir algo menos del 30% de la petrolera, el límite a partir del cual tendría que formular una OPA por el 100%. Esta operación se realizaría a través de la compra del 20% que Sacyr Vallehermoso, principal accionista de Repsol pero en una situación financiera muy delicada con más de 18.000 millones de deuda, tiene urgencia por vender; y parte de la participación de La Caixa, que controla un 12,5% a través de Criteria y otro 6% con Repinvest -sociedad conjunta con Caixa Catalunya-. A precios de mercado, el valor de la operación estaría por debajo de los 5.000 millones de euros.

Ninguna oferta en firme

Así, tal y como hizo la pasada semana el grupo constructor después de la aparición en escena de la compañía estatal rusa de gas Gazprom como posible comprador de su 20%, hoy ha sido Criteria quien ha salido al paso de los rumores que apuntan a una posible entrada de Lukoil. En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el holding asegura que "en relación con las informaciones publicadas relativas a la posible venta de toda o parte de la participación de Criteria en Repsol, Criteria manifiesta que hasta el momento solo han existido contactos informales sin que, hasta el día de hoy, se haya recibido oferta concreta alguna al respecto". Sin embargo, según fuentes del mercado citadas por Europa Press, el holding de inversiones de La Caixa ya ha contactado con Lukoil por este motivo.

Según otras fuentes citadas por Efe, la petrolera rusa también ha mantenido contactos con Sacyr, que lleva la voz cantante en las negociaciones, al tiempo que añaden que la constructora habría sondeado al Gobierno para conocer su opinión sobre la operación.

No obstante, ni Repsol YPF ni la propia Sacyr, que pagó unos unos 6.000 millones por el 20% de Repsol en otoño de 2006, ni las fuentes de Industria consultadas han confirmado la operación. Sacyr se ha remitido a la comunicación enviada la semana pasada al regulador bursátil, en la que al igual que ha hecho hoy Criteria reconoció que negocia la venta de su paquete en Repsol. La hipotética operación de Lukoil tiene, en principio, mejor entrada que la de Gazprom. La petrolera, que también ha declinado hacer ningún comentario sobre la noticia, cotiza en Moscú, Londres y Francfort.

Por 9.000 millones de euros

Según RNE, la operación supondría un desembolso para Lukoil de más de 9.000 millones de euros, una tercera parte de su valor en Bolsa. Por su parte, Sacyr es el primer accionista de Repsol (20,01%), por delante de La Caixa (14,123%), la aseguradora Axa (4,2%) y Pemex (3%), según consta en los registros de la CNMV.

Según el método de asignación de consejeros de los estatutos de la petrolera (artículo 31), en el que se divide el capital por el número de vocales y se distribuyen las participaciones en fracciones enteras conforme al cálculo anterior, a Lukoil le corresponderían cuatro asientos en el caso de que la operación salga adelante y Repsol mantenga 16 consejeros. De este lado, el artículo 27 de los estatutos de Repsol limita al 10% el poder de voto de sus accionistas, al margen de su participación en la compañía. Los socios que operen como entidades filiales de otros socios de la petrolera deben votar como parte de la matriz.

Las acciones de Sacyr Vallehermoso y las de Repsol YPF subían en una jornada teñida de rojo casi por completo. En lo que va de año la primera ha perdido en Bolsa un 41,5% y la constructora de Luis del Rivero un 73%, colocándose como la cotizada del Ibex-35 que más ha perdido en 2008.