Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G-20 defiende la reforma del sistema financiero con más espacio para emergentes

Los ministros de Finanzas del grupo, reunidos este fin de semana en Sao Paulo, apuestan por renovar el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, aunque no han concretado ninguna propuesta para llevar a la cumbre de Washington

Los ministros de Finanzas y presidentes de los bancos centrales de los países del G-20, que han celebrado este fin de semana su reunión anual en la ciudad brasileña de Sao Paulo, coinciden en apostar por una reforma de la arquitectura financiera internacional que abra más espacio para los países emergentes, así como una respuesta coordinada a la crisis mundial. La idea de aumentar los controles sobre el sistema financiero, con reformas de instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), ha sido defendida por la mayoría de los países representados en la reunión, aunque no se ha formulado ninguna propuesta en ese sentido para llevar a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Washington del próximo sábado para buscar soluciones a la crisis.

"Los países que representan más los intereses del sector financiero serán más resistentes a una fiscalización más estricta", declaró el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega. En una alusión a Estados Unidos, donde comenzaron los problemas financieros que se extendieron luego por el resto del mundo, Mantega insistió en que "quien produjo la crisis debería producir instrumentos para solucionarla".

La necesidad de reformar las instituciones multilaterales de crédito, en especial el FMI, fue defendida también por la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, quien consideró que ese organismo ha estado sumido en el letargo en los últimos años y se ha dejado llevar por tentaciones "imperialistas".

Al respecto, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, afirmó que las cosas no están tan mal como parecen. "Las cosas no están yendo tan mal, a pesar que algunos mercados están congelados y existen otros problemas, pero los bancos centrales han actuado muy bien", dijo.

En un comunicado divulgado al término de la reunión, los miembros del G-20 insisten en la reforma del FMI y el BM para que reflejen los cambios económicos del mundo y puedan "responder a desafíos futuros", y coinciden en que las economías emergentes deben tener "mayor voz y representación en esas instituciones". "Si el FMI y el BM se refuerzan y pasan a tener una mayor participación de los países emergentes, eso servirá para ayudar a enfrentar la crisis", anotó el ministro brasileño.

El G-20 está formado por los países del G-7 (EE UU, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia), además de Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Rusia, Sudáfrica y Turquía, más la Unión Europea (UE) como bloque.

EE UU descarta la creación de nuevos organismos

El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, David McCormick, ha descartado que su país promueva la creación de nuevos organismos financieros internacionales para redefinir el orden económico mundial. "No sé lo que significa un "nuevo Bretton Woods" (como proponen varios países), pero es necesario fortalecer a las instituciones existentes", señalo McCormick en una rueda de prensa tras su participación en la reunión del G-20 en Sao Paulo.

McCormick, no obstante, ha expresado la voluntad estadounidense de fortalecer esos organismos desde un foro ya existente como el G-20, que considera "la instancia más apropiada" para abordar la crisis financiera. "La función del FMI siempre fue de análisis y acción macroeconómica y eso ahora es más importante que nunca. El papel del FMI va, inevitablemente, a crecer", sentenció.

Más información